José Avelino Aramayo

(Moroya, Potosí, 1809 - París, 1882) Empresario minero boliviano. Nacido en el seno de una familia muy humilde, tuvo que trabajar duramente desde su infancia, primero como arriero de mulas y más tarde en el sector comercial, ligado a la distribución de mercancías importadas. Buena parte de su vida laboral la pasó como dependiente en distintas empresas mineras, experiencia que le proporcionó un profundo conocimiento de los vericuetos empresariales de este sector de la economía.

El despegue de la minería boliviana durante el siglo XIX está directamente vinculado con su nombre, pues una de sus grandes obsesiones personales fue, precisamente, su modernización. Este afán por impulsar el progreso del más importante sector económico de Bolivia le llevó a hacer varios viajes de investigación a Europa, en particular al Reino Unido, que era el país técnicamente más avanzado de la época.

Desde allí llegaron a Bolivia ingenieros, técnicos y expertos en otras materias, incluso en temas educativos. A su manera, Aramayo fue un visionario, pues pudo prever con claridad las enormes ventajas económicas de la explotación de las minas de estaño, por lo que impulsó su unión por ferrocarril con los puertos del Pacífico. En suma, José Avelino Aramayo supo comprender la posición que ocuparía Bolivia en el mercado mundial de minerales y promovió la inversión extranjera que permitió dar el gran salto modernizador al que dedicó su vida.