Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Gaetano Casati

(Ponte Albi, 1838 - Cortenuova, 1902) Explorador italiano. Entró en el ejército para servir en las campañas de 1859 y 1866, esta última contra el Imperio Austro-Húngaro en el marco de la unificación italiana. Tras la guerra y la unificación, y aún en el ejército, fue destinado a combatir el bandolerismo en el sur de Italia y llegó a tener el grado de capitán de cazadores. Cuando en 1879 abandonó el ejército, fue requerido por la Sociedad Geográfica de Milán para ir al Sudán. Fue enviado al servicio del gobernador de la provincia sudanesa de Bahr al-Ghazal.

Casati exploró la cuenca de Bahr al-Ghazal y remontó el Alto Nilo hasta llegar a la ciudad de Jartum. Continuó viaje hasta Mechra er Rell y exploró el río Uelle desde su desembocadura hasta su fuente. En el año 1881 se encontró con el también explorador alemán Junker, con quien prosiguió viaje hasta la localidad de Lado, a la que llegaron en 1883. En esta ciudad, Casati tuvo su primer encuentro con Emín Bajá o Emín Pachá, de origen alemán y cuyo verdadero nombre era Eduard Emmanuel Schnitzer, gobernador de la provincia de Equatoria, bajo mandato británico.

Tras este primer encuentro, Casati regresó al río Uelle. Sin embargo, la rebelión sudanesa contra el poder anglo-egipcio que fue encabezada por el Mahadi le forzó a tener que refugiarse en Lado bajo la protección de Emín Bajá y a unirse a él en la organización de la resistencia contra esa rebelión. El empeoramiento de la situación, no obstante, les obligó a retirarse a la zona de Wadelai.

En 1886, Emín Bajá le envió como emisario a los dominios del rey Kabrega, en Unvoro, con la intención de comunicarse con Zanzíbar a través de Uganda. Estando en ese reino, las notas que Casati continuamente tomaba y las noticias sobre la llegada de la expedición de Stanley en 1888 hicieron que fuese tomado por espía. Fue encarcelado, torturado y condenado a muerte en el mes de enero de ese año. Pudo escapar de la prisión donde se le confinaba, aunque perdió todos los diarios sobre sus viajes.

En su fuga, descubrió un gran lago que luego se denominaría lago Alberto. Prosiguió su viaje hasta volver a encontrarse con Emín Bajá. Poco después, la caravana con la expedición de Stanley llegó hasta Lado y, como la revuelta sudanesa aún proseguía, se unieron a él. En diciembre de 1889 llegaron a Bagamoyo, Zanzíbar, en la costa oriental africana; desde allí, Casati regresó a Italia, donde en 1891 publicó un relato de sus aventuras.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos