Miley Cyrus

(Destiny Hope Cyrus; Nashville, Tennessee, 1992) Actriz y cantante estadounidense. Su papel en la serie original de Disney Channel Hannah Montana la convirtió en uno de los más importantes fenómenos de adolescentes de la década y en la artista juvenil mejor pagada del mundo. En los últimos años la factoría Disney ha encontrado un nuevo filón en las teleseries de imagen real y en las películas protagonizadas por jóvenes guapos, simpáticos y buenos. High School Musical, los Jonas Brothers o Hannah Montana se convirtieron en fenómenos mediáticos que despertaban pasiones allá donde iban y parecían transformar en oro todo lo que tocaban: películas, discos, merchandising... Una auténtica fiebre para millones de adolescentes de todo el mundo, que elevaron a sus héroes televisivos a la categoría de ídolos.


Miley Cyrus

Hija de Billy Ray Cyrus, un famoso cantante de country reconvertido en actor, y de Leticia Tish Finley, la pequeña Miley creció en la granja de sus padres, en las afueras de Nashville, junto a sus dos hermanos menores, Braison y Noah, y sus medio hermanos Christopher Cody, Trace y Brandi. Siendo un bebé, se reía tanto que su padre empezó a llamarla Smiley (Sonrisa), y pronto, de tanto repetirlo, el sobrenombre perdió la "s" y se quedó en Miley, el nombre con el que la conoce todo el mundo y que años después decidiría adoptar para siempre junto con el de Ray, en honor a su padre.

Desde muy pequeña Miley, que toca la guitarra, estudia piano y compone sus propias canciones, ya mostró maneras para la interpretación. Debutó en un episodio de la serie de televisión Doc, protagonizada por su padre y en cuyos créditos apareció con su nombre de pila; e hizo sus pinitos en la gran pantalla encarnando a la pequeña Ruthie en el filme Big Fish (2003), de Tim Burton. Pero sin duda la gran oportunidad le llegó cuando, después de muchos castings, Disney se fijó en ella para protagonizar una de sus futuras series de televisión.

Miley Ray Cyrus saltó a la fama cuando, a principios de 2006, Disney Channel estrenó la serie de televisión Hannah Montana; en ella encarnaba Miley al personaje principal, una chica común que lleva una doble vida como superestrella de la canción. El éxito fue inmediato, primero en Estados Unidos y luego en el resto del mundo, gracias a los distintos canales internacionales de la cadena. De la noche a la mañana todos la conocían, todos querían imitarla, y Miley se convirtió en un fenómeno de fans y en icono de toda una generación de adolescentes.


Miley Cyrus como Hannah Montana

El impacto de Hannah Montana se extendió como la pólvora: a la par que se incrementaba la audiencia, la banda sonora de la serie se situó en el número uno de las listas de ventas, y obligó a sucesivas reediciones. Disney decidió entonces explotar ese filón y organizó Hannah Montana & Miley Cyrus: Best of Both Worlds Concert, una gira de más de 70 conciertos en la que la cantante y actriz interpretaba tanto sus propios temas como los de Hannah Montana, su personaje en la serie. La gira arrasó en espectadores y ganancias y dio como resultado un documental en 3D, que en una sola semana de exhibición en cines (se estrenó en la primavera de 2008) recaudó 29 millones de dólares. Pero ahí no acabó la cosa: todo fenómeno necesita su propia película, y el 10 de abril de 2009 se estrenó en Estados Unidos y Canadá la adaptación cinematográfica de la serie, Hannah Montana. La película. La recaudación superó los 130 millones de dólares.

El filme llegó a las pantallas españolas el 8 de mayo, unos días después de que la actriz estuviera en Madrid en visita promocional y desatara la locura en las calles capitalinas y en los platós de una cadena de televisión (su aparición acaparó el share nacional con más de tres millones de espectadores). Sólo el primer fin de semana vieron la película 439.000 espectadores, lo que supuso una recaudación de 2,7 millones de euros. Y en octubre salió a la venta en España un nuevo disco, The Time of Award Lives, uno de los grandes superventas de las Navidades.

El éxito de Hannah Montana parecía no tener fin; en 2009 la serie seguía en antena y Disney anunció que ya tenía prevista una cuarta temporada. Mientras tanto, entre episodio y episodio, Miley tuvo tiempo de presentar el libro autobiográfico Miley To Go (marzo de 2009) y de emprender varias aventuras cinematográficas. En octubre se encontraba rodando la película The Last Song (La última canción), una adaptación de la novela de Nicolas Sparks en la que encarna a una adolescente rebelde enviada por su madre a pasar las vacaciones con un padre con el que no se lleva bien; el estreno tuvo lugar en marzo de 2010. Por otra parte, Disney confirmó que la actriz participaría en la versión cinematográfica del best seller para adolescentes Wings (Alas), de Aprilynne Pike, interpretando el papel de Laurel, una chica de quince años que descubre que en realidad es un hada. Miley estaba además ultimando los detalles para ponerse de nuevo ante las cámaras, en esta ocasión junto al actor australiano Hugh Jackman, con quien protagonizaría Personal Security, un remake de El guardaespaldas.

Simpática, enérgica y divertida, Miley sabe que todo lo que haga será tenido en cuenta y puede influir en miles de jóvenes, que la consideran un modelo a seguir. Vive a caballo entre Los Ángeles y la granja familiar en Tennessee, adonde se escapa siempre que sus obligaciones se lo permiten. Como cualquier chica de su edad, ha tenido sus novios: se la ha relacionado con Nick Jonas, de los Jonas Brothers, y con el modelo Justin Gaston, entre otros. Le gusta bañarse en la piscina, ir de tiendas, organizar fiestas de "pijamas" y poner al día el programa online que tiene en YouTube con su amiga Mandy Jiroux, Miley & Mandy Show, en el que ambas cuelgan sus propios vídeos para deleite de los fans (en menos de un mes superaron el millón de visitas), algo que quizás dejará de hacer teniendo en cuenta que en octubre de 2009 anunció públicamente su decisión de cerrar su cuenta en Twitter, cansada de que lo que contaba en la red social se convirtiera en noticia para la prensa sensacionalista. Los excesos de la fama.