Milos Forman

(Cáslav, 1932) Director de cine checo. Iniciado como guionista, debutó en la realización en 1963 y destacó de inmediato por su humanismo irónico, por su feroz crítica social y por su gran preocupación formal. Mereció el Oscar al mejor director en dos ocasiones, primero por Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), y casi una década más tarde por Amadeus (1984). En 1996 dirigió El escándalo de Larry Flynt, con la que obtuvo el Oso de Oro del Festival de Berlín.


Milos Forman

Tras dedicarse al teatro como actor, guionista y ayudante de dirección y finalizar sus estudios cinematográficos en 1957, Milos Forman alcanzó notoriedad con el éxito de una de sus primeras y personales comedias, Los amores de una rubia (Lásky Jedné Plavovlásky, 1965), que cuenta la historia de una joven trabajadora checa que se enamora de un músico. Esta película y la siguiente, ¡Al fuego, bomberos! (1968), fueron nominadas para el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Exiliado en Estados Unidos tras la Primavera de Praga (1968), Milos Forman debutó en Hollywood con Juventud sin esperanza (1970), una mordaz crítica a la clase media de su país de adopción, vapuleada por la crítica por tal atrevimiento.

Para su segundo filme, Forman decidió asegurarse el éxito crítico-comercial y adaptó el best seller de Ken Kessey Alguien voló sobre el nido del cuco (1975). En una interpretación que marcaría un hito en su carrera, Jack Nicholson encarnó en este película a un delincuente que, con la idea de evadirse, finge haberse vuelto loco para ser trasladado a un sanatorio mental, cuya cotidianeidad apacible trastocará con sus insólitas iniciativas. El filme fue un éxito en taquilla y en la ceremonia de los Oscar, de la que se llevó cinco estatuillas, entre ellas la de mejor director para Forman.


Fotogramas de Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) y Amadeus (1984), de Milos Forman

Milos Forman tardó cuatro años en dirigir el fallido musical hippy Hair (1979) y, antes de abandonar Hollywood, realizó Ragtime (1981), ambiciosa e interesante radiografía de la América de principios de siglo. Regresó a su tierra natal para dirigir la superproducción estadounidense Amadeus (1984), filme centrado en la envidia que el genio innato de Mozart despierta en el mediocre Antonio Salieri; la historia procedía de una pieza teatral adaptada a la gran pantalla por su mismo autor, Peter Shaffer, que había recreado libremente en la escena una vieja e infundada tradición romántica sobre la muerte de Mozart.

El cineasta checo triunfó de nuevo entre el público y la crítica con este magistral filme, que recibió nada menos que ocho Oscar y supuso para Forman su segundo Oscar al mejor director; sin embargo, volvió a desaprovechar la oportunidad y tardó cuatro años en estrenar Valmont (1988), perjudicada por el éxito de la superproducción de Stephen Frears basada en la misma novela de Choderlos de Laclos, Las amistades peligrosas (Dangerous Liaisons, 1988).

En 1996 volvió a las pantallas con El escándalo de Larry Flynt; a este trabajo siguió Man on the moon (1999), en el que Jim Carrey da vida a un famoso cómico estadounidense, y un año después colaboró como actor en el largometraje de Edward Norton Más que amigos (2000). Su último proyecto fue el drama histórico Los fantasmas de Goya (2005), que rodó en España con el actor español Javier Bardem como protagonista.