Bernardo de Gálvez

(Macharaviaya, España, 1746 - Tacubaya, actual México, 1786) Militar y administrador español. Hijo de Matías de Gálvez, vizconde de Galveston y virrey de Nueva España, Bernardo de Gálvez ingresó muy joven en el ejército, y con el grado de teniente de infantería intervino en la campaña de Portugal (1762); poco después marchó a América, donde en 1765 ya había adquirido fama en sus combates contra los apaches. Al cabo de siete años regresó a España, y posteriormente sirvió durante algún tiempo en Francia, donde completó su formación militar. En 1775 participó en la expedición de Alejandro O'Reilly contra Argel; herido de gravedad en el desembarco, fue ascendido a teniente coronel.


Bernardo de Gálvez

En 1776 pasó a América como gobernador de Luisiana, donde se casó con una nativa mestiza india-francesa, con la que tendría tres hijos. En la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783), Bernardo de Gálvez tomó partido por los independentistas norteamericanos contra los ingleses, y tomó en 1779 varios fuertes británicos (Manchac, Baton Rouge y Paumure de Natchez) en diversas acciones militares que supusieron en 1780 su ascenso a mariscal de campo.

Viajó entonces a Cuba para reclutar más hombres y fortalecer la intendencia de sus tropas, y atacó luego en Florida a los británicos, a los que derrotó en Mobile (1780) y Pensacola (1781), recuperando así enclaves estratégicos para la corona española y culminando la conquista de Florida Occidental. Por estas victorias Carlos III le concedió la capitanía general de Luisiana y Florida y el título de conde de Gálvez (en cuyo escudo, a petición real, figuraron un bergantín y la leyenda “Yo solo”).

Tras su designación como capitán general de Cuba, en 1784 sucedió a su padre como virrey de Nueva España, puesto en el que debió afrontar los efectos de una grave hambruna, que combatió impulsando importantes obras públicas. Bernardo de Gálvez resultó un virrey muy popular. Asistía con asiduidad a romerías, fiestas públicas y corridas de toros; durante una serie de duras heladas que azotaron el virreinato, costeó de su propio bolsillo la compra de frijol y maíz para los pobres. Inició la instalación del alumbrado público y la construcción de las torres de la catedral de México, ordenó la reconstrucción del castillo de Chapultepec y continuó con la construcción de la carretera a Acapulco.