Stelios Haji-Ioannou

(Atenas, 1967) Empresario greco-chipriota que irrumpió en el mundo de los negocios internacionales a gran escala a mediados de la década de 1990, con la creación de la compañía aérea de bajo coste easyJet. Junto a Ryanair, la empresa revolucionó el sector y obligó a las compañías tradicionales a replantear su oferta.

Stelios Haji-Ioannou nació en Atenas el 14 de febrero de 1967, hijo de un matrimonio de origen chipriota dueño de una empresa naviera que conservaba el pasaporte británico (Chipre fue colonia de Reino Unido hasta 1960), lo que acabaría siendo un hecho trascendental para Stelios. Educado durante su infancia en su ciudad natal, en 1984 marchó a Reino Unido para continuar sus estudios económicos en Londres, donde se licenciaría en el año 1988.


Stelios Haji-Ioannou

Acabada su formación, regresó a Grecia, donde trabajó como jefe ejecutivo en la empresa familiar, hasta que decidió montar su propia compañía en el mismo sector, Stelmar Tankers. Poco a poco se fue consolidando en el negocio naviero.

En 1995, viendo las posibilidades que ofrecía la liberalización del mercado de la aviación europea, decidió analizar la situación con vistas a crear su propia compañía. Se fue a Estados Unidos, de donde regresó con una idea hasta entonces inconcebible en Europa: reducir costes para conseguir un pasaje de avión a un precio lo más bajo posible, asequible a gran parte de la población.

Para conseguirlo, Haji-Ioannou tenía en mente tres innovaciones que acabarían revolucionando el sector. La primera, intentar acabar con las agencias de viajes como intermediarios; esto lo logró operando a través del teléfono, con tarjeta de crédito y sin billetes. La segunda innovación que introdujo para reducir costes fue la eliminación del servicio de catering; se mantenía el servicio de bar para el que quisiera, pero pagando aparte. La tercera propuesta fue utilizar aeropuertos secundarios, cercanos relativamente a grandes ciudades.

La creación de easyJet

Con esas ideas, Haji-Ioannou buscó la mejor ubicación para iniciar el negocio. Londres, ciudad que conocía a la perfección y una de las de mayor concentración en toda Europa, resultaba un lugar idóneo. Al norte de la capital británica, encontró el aeropuerto adecuado, Luton. Así nació easyJet, una de las más importantes compañías aéreas de vuelos a bajo precio. Con dos aviones arrendados, empezó a volar en noviembre de 1995 desde Londres (Luton) hasta Edimburgo y Glasgow.

Durante el primer año de funcionamiento la compañía acumuló pérdidas, algo con lo que ya contaba Haji-Ioannou, por lo que no se alteró demasiado y continuó con una política de expansión mediante la compra en 1997 de doce aviones nuevos y al año siguiente de otros treinta. Con el tiempo, fue distanciándose de sus obligaciones en la naviera Stelmar Tankers y abandonó el consejo directivo, aunque mantuvo sus acciones.

Las compañías de vuelos a bajo precio empezaron a florecer (la irlandesa Ryanair, de Michael O’Leary, se situó al frente de todas ellas), y todo ello conllevó el descenso general de los precios. Pero las compañías tradicionales no estaban dispuestas a perder drásticamente el número de viajeros y algunas reaccionaron rápidamente. Fue así como surgió Go, la versión de bajo precio de la británica British Airways, que hizo tambalear e incluso quebrar a algunas de las nuevas compañías.

El año 1998 fue crucial en el proceso de consolidación y ampliación de easyJet. Dos nuevas innovaciones permitieron a la compañía situarse en una posición inmejorable para poder competir en una coyuntura difícil. Por un lado, la posibilidad de hacer reservas para los vuelos a través de Internet. La aerolínea easyJet diseñó una página web sencilla, que permitía, fácilmente y en poco tiempo, reservar los billetes de avión. Fue un éxito rotundo. Al año siguiente, el 28 % de las compras de billetes ya se hacía a través de la red.

Por otro lado, Haji-Ioannou decidió crear el Grupo Easy, con la intención de explotar y expandir la marca easy. Surgieron desde entonces iniciativas diversas, entre ellas cadenas de cibercafés y alquiler de coches a precio reducido, Easycar, que se expandió rápidamente y que en 2005 gestionaba el 95 % de sus reservas por Internet y había eliminado los reembolsos por cancelaciones.

La compañía aérea y el grupo fueron creciendo. En noviembre de 2000, easyJet empezó a cotizar en la Bolsa de Londres, aunque las acciones sólo estaban disponibles para instituciones financieras. La compañía decidió no vender acciones al público en general, para evitar crear “falsas expectativas” entre los pequeños inversores. El número de pasajeros era cada vez era mayor -casi 6 millones de personas en 2000, 7,5 millones en 2001 y más de 11 en 2002-, al igual que los beneficios, que alcanzaron los 22 millones de libras en 2000, los 40 millones en 2001 y los 71,5 millones en 2002.

A principios de 2002, Haji-Ioannou anunció que al año siguiente dejaría la presidencia de easyJet; según él, en Londres había demasiados empresarios que se mantenían “sin reconocer las necesidades de cambios de la compañía, sus negocios y sus accionistas”. De esta manera, quería dar un nuevo impulso a la compañía aérea que había fundado en 1995. Pero antes de dejar el cargo, quiso poner un broche de oro a su trayectoria al frente de la presidencia, y en mayo de 2002 anunció la compra, por 600 millones de euros, de la compañía Go. Con esta adquisición, easyJet superaba en facturación a su rival Ryanair.

Los nuevos negocios

Haji-Ioannou continuó creando negocios de precios reducidos, y en mayo de 2003 anunció la creación de un cine en Londres, dentro de la marca easy, cuyas entradas costarían menos de 30 céntimos en determinadas franjas horarias. El precio variaría en función de la hora y el día. El objetivo, según él, era “luchar contra los seis grandes estudios de Hollywood que controlan el 90 % de los cines del Reino Unido”.

Siguiendo en la misma línea, en agosto de 2004 el empresario greco-chipriota anunció su entrada en el sector de la telefonía móvil, mediante el operador danés TDC, y ese mismo año se introdujo en el mercado de las descargas musicales por Internet, a través de easymusic.com. Precisamente un asunto relacionado con este último sector fue uno de los quebraderos de cabeza del empresario en 2003. Denunciado por la Industria Fonográfica Británica por permitir a clientes de su cadena EasyInternetCafe descargar música por Internet y grabarla, Haji-Ioannou se vio obligado a llegar a un acuerdo y abonar 210.000 libras (unos 311.000 euros) por daños y perjuicios.

Haji-Ioannou fue nombrado Emprendedor del Año 1999 por la London Electricity y mereció el premio Hombre de Negocios del Año en los Liverpool Daily Post Business Awards de 2000, año en que recibió también la Medalla de Oro de la International Food, Wine and Travel Writers Association y el New Marketeer de la revista Revolution.