Eric Hobsbawm

(Eric John Ernest Hobsbawm; Alejandría, 1917 - Londres, 2012) Historiador británico, uno de los más prestigiosos en el ámbito de la historiografía contemporánea de orientación marxista, autor de diversas obras sobre la revolución industrial, los movimientos sociales preindustriales, la historia europea contemporánea y la metodología de la historia. Miembro de una familia judía de origen polaco, nació en Egipto, aunque con nacionalidad británica, y pasó su infancia y adolescencia en Viena y Berlín. En 1929 falleció su padre, y poco después su madre; tanto él como su hermana fueron adoptados por sus tíos, que emigraron a Londres en 1933, coincidiendo con el ascenso del nazismo.


Eric Hobsbawm

Con sólo catorce años se afilió al Partido Comunista en Berlín, para después incorporarse, en 1936, al Partido Comunista Británico (en el que permanecería durante seis décadas, hasta su disolución en 1991). Gracias a su sólida formación consiguió una beca para ingresar en el King's College de la Universidad de Cambridge, donde se doctoró en historia con una tesis sobre la Sociedad Fabiana, germen del Partido Laborista británico.

Frustradas sus aspiraciones de enseñar en Cambridge, a partir de 1947 ejerció la docencia como profesor de historia en la Universidad de Londres. Durante muchos años no consiguió superar la marginación profesional que padeció a raíz de su adhesión al comunismo. De hecho, no fue hasta la década de 1960 cuando comenzaron a publicarse sus trabajos historiográficos, y empezó entonces a ser reconocido a nivel internacional.

Eric Hobsbawm se especializó en el estudio de la historia contemporánea, sin excluir de su campo la historia más reciente, que caracterizó en El siglo breve (1996), título que alude al siglo XX y que el historiador circunscribió al período comprendido entre 1914 (inicio de la Primera Guerra Mundial) y 1991 (desaparición de la URSS). Entre sus libros destacan La era de la revolución (1962), La era del capitalismo (1975), La era del imperio (1987), Historia del siglo XX (1994), Sobre la historia (1998) y Guerra y paz en el siglo XXI (2007).

La aplicación de su visión marxista contribuyó a la construcción de la disciplina de la historia social, que aspiraba a enterrar la tradición historiográfica victoriana, orientada a los grandes personajes. De forma paralela, centró sus estudios en el desarrollo de las tradiciones, la crítica hacia las invenciones de las élites y los contextos de la construcción de los modernos estados-nación, señalando asiduamente las conexiones entre el devenir político y sus causas económicas. El materialismo histórico de Hobsbawm alcanzó una influencia muy notable en los ámbitos académicos de todo el mundo occidental durante el siglo XX, y en especial en los centros británicos. Personaje abiertamente polémico, fue blanco de numerosas críticas por sus convicciones marxistas, a las que nunca renunció, aunque sí hizo una profunda autocrítica.