Adalberto Ortiz

(Esmeraldas, 1914 -2003) Narrador y poeta indigenista ecuatoriano, representante de la negritud ecuatoriana, cuya obra explora en el mundo, la cultura y los problemas de esa minoría étnica de su país, limitada a la franja costera de Guayaquil.

Estudió en Quito, pero escribió siempre desde la marginalidad. Ejerció el magisterio, y representó al país en diversas funciones diplomáticas. Prohibidos sus libros por el gobierno en 1963, emprendió viajes por Europa y Estados Unidos.

Se le considera uno de los nombres más significativos de la literatura periférica. En su obra narrativa, a la observación de la vida de los negros y mulatos de su país se añaden las técnicas de la novelística norteamericana, notoriamente las de John Steinbeck y John Dos Passos. Su novela Juyungo: la historia de un negro, una isla y otros negros, traducida a varios idiomas, es la toma de la palabra por parte de los mismos protagonistas. A diferencia de los escritores de la década de 1930, Ortiz habla desde el interior del conflicto, sin intermediarios, y su voz se suma a las de aquellos que en el mundo comparten un proyecto de liberación.

Ortiz se inició como poeta en la tendencia del negrismo. Su poesía (Tierra, son y tambor, 1953; El vigilante insepulto, 1954; La envoltura del sueño, 1982) y su teatro (El retrato de la otra y su pintura) inciden en las fronteras arbitrarias que plantea el racismo, para negar una cultura tan viva como postergada.