Felipe Santiago de Salaverry

(Lima, 1805 - Arequipa, 1836) Militar y político peruano. En 1835 se rebeló contra el presidente Orbegoso y le sucedió en el poder. Durante su breve dictadura procuró una alianza comercial con Chile y eliminó la contribución de castas. Derrotado y apresado por A. de Santa Cruz, murió fusilado.


Felipe Santiago de Salaverry

Salaverry cursó estudios en el Colegio de San Carlos de Lima. Cuando el general José de San Martín llegó al Perú en 1820, Salaverry dejó la universidad, a pesar de la oposición de su padre, y se dirigió a la provincia de Huaura, donde se alistó como voluntario para unirse a las fuerzas del general. Se integró como cadete en el batallón Numancia, con el cual tomó parte en las campañas militares contra los realistas. Tras el establecimiento de la República del Perú, Salaverry ascendió rápidamente en el escalafón del Ejército; con veintiocho años de edad era ya general.

Cuando la guarnición de El Callao se sublevó en enero de 1835 contra el entonces presidente Luis José de Orbegoso, Salaverry derrotó a los insurgentes, y el presidente Orbegoso le nombró gobernador de la fortaleza. Pero el 23 de febrero, Salaverry se levantó en armas contra el gobierno. Después de que Orbegoso abandonara Lima, Salaverry ocupó la capital y se proclamó Jefe Supremo de la República. En pocos meses se hizo con el control del sur del país, mientras Orbegoso se retiraba con una pequeña fuerza a las provincias del norte.

Orbegoso buscó entonces la ayuda de Andrés de Santa Cruz, por entonces presidente de Bolivia, con quien firmó un acuerdo (que contempló también la futura creación de la Confederación Peruanoboliviana) Poco después, el ejército boliviano invadió Perú y Salaverry se retiró a la ciudad de Arequipa. El 7 de febrero de 1836, sus fuerzas fueron derrotadas totalmente en Socabaya, un distrito de la ciudad arequipeña. Después de vagar durante varios días, Salaverry se rindió al general Miller, quien lo entregó a Santa Cruz. Contrariamente a las costumbres de la guerra contra los enemigos que se rinden, Santa Cruz ordenó la ejecución de Salaverry. Esto espoleó la resistencia popular contra Andrés de Santa Cruz y Orbegoso, y a la postre a la definitiva derrota de la Confederación Peruanoboliviana liderada por Andrés de Santa Cruz.