Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Marco Terencio Varrón

(Reate [actual Rieti], 116-27 a.J.C.) Erudito, escritor y poeta satírico latino. La formación literaria y filosófica que recibió le permitió adquirir una vasta cultura y una diversidad de intereses que han llevado a considerarle el primer gran enciclopedista latino. Su obra ejerció gran influencia antes y después de la fundación del Imperio romano y en épocas posteriores, en particular sobre eruditos y padres de la Iglesia. San Agustín manifestó su admiración respecto a la considerable producción del autor: "Es tal el número de libros leídos por Varrón que no se comprende cómo haya podido quedarle el tiempo necesario para la composición de los suyos; por otra parte, ha escrito tantos que mal puede entenderse cómo pudiera leer tal cantidad".


Varrón

Varrón desempeñó varios cargos públicos y a partir del 77 a.C. hizo carrera siguiendo la estela de Pompeyo el Grande. Conservador de profundas convicciones, se había convertido pronto en amigo y partidario de Pompeyo, y, así, participó en las campañas contra Sertorio y los piratas. Al estallar la guerra civil, Varrón era legado de Pompeyo en la Hispania Bética; pronto, sin embargo, debió de entablar negociaciones con Julio César, entregarle su propio ejército, entonces ya en disolución, y retirarse poco después a la vida privada.

En 47 dedicó al futuro dictador, entonces pontífice máximo, la segunda parte (Rerum divinarum) de las Antigüedades; ello supone un signo evidente de aproximación. César, en recompensa del homenaje, le confirió un apreciado encargo: la organización de la proyectada biblioteca de Roma, inspirada en el modelo de la de Alejandría. Durante el segundo triunvirato fue proscrito por Marco Antonio y sus libros fueron quemados. Posteriormente Octavio Augusto le devolvió sus propiedades y pasó el resto de su vida dedicado al estudio y la escritura.

Es autor de 74 obras que abarcan una amplia gama de asuntos: escritos gramaticales, enciclopédicos, histórico-literarios, histórico-geográficos, retóricos y jurídicos, además de sátiras, poemas, oraciones y cartas. La única obra que se conserva completa es Sobre la agricultura, un tratado en tres libros, escrito ya en su vejez. De los 25 libros originales de Sobre la lengua latina, obra dedicada a Cicerón, se conservan sólo, y con considerables lagunas, los libros del V al X. Esta obra no sólo tiene interés como trabajo lingüístico, sino también como fuente de valiosa información sobre diversos asuntos.

De los 150 libros de las Sátiras Menipeas, se conservan unos noventa títulos y casi seiscientos fragmentos. Estas piezas de corte satírico, compuestas en prosa y verso a la manera del filósofo cínico del siglo III a.C. Menipo de Gadara, presentan una extensa variedad de contenido y formas que van desde la parodia a la discusión filosófica, pasando por el aforismo, la fantasía y el boceto. Varrón se burló en ellas, en clave ético-didascálica, del absurdo y necedad de su tiempo.

Las Antigüedades, su obra principal, fue un gran trabajo histórico, fruto de una larga actividad de investigador que recogió la historia de las ruinas y monumentos. Educación, de carácter enciclopédico, trata de gramática, retórica, dialéctica, geometría, aritmética, astronomía, música, medicina y arquitectura. A un diccionario biográfico ilustrado corresponden los Imaginación libro décimo quinto, una galería de perfiles biográficos de setecientas ilustres figuras griegas y romanas, con el retrato de cada uno y un breve elogio en verso.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos