Francisco Vázquez de Coronado

(Salamanca, h. 1510 - ?, 1554) Explorador español. Nacido en el seno de una familia de hidalgos, en 1535 emprendió un viaje a Nueva España, con el virrey Mendoza. Tres años después de su llegada fue nombrado gobernador de Nueva Galicia. Sofocó una revuelta indígena en Culiacán y evitó con ello la retirada de los españoles, contribuyendo además al esplendor de ciudades como Guadalajara.

Cuando llegaron a México noticias sobre las fabulosas «siete ciudades de Cibola y Quivira», situadas al norte de Nuevo México, que, según la leyenda, acumulaban inmensas riquezas, Vázquez partió hacia allí al mando de una expedición ordenada por el virrey Mendoza. Tras dos meses y medio de viaje, llegó a Cibola y comprobó la falsedad de los prometedores relatos: las siete ciudades no eran sino un desierto habitado por gentes que vivían sumidas en la pobreza.

Sabedor de que había otras tierras habitadas en la zona, delegó su exploración en Pedro de Tovar, quien descubrió otras siete ciudades, más populosas que Cibola. Poco después, otros miembros de la expedición descubrían el Gran Cañon y la boca del Colorado, el golfo de California y la región de Tiguex, a orillas del Río Grande del Norte.

En esta última se instaló Vázquez durante los inviernos de 1540 y 1541, aún convencido de que podía hallar Quivira. Con este propósito abandonó Tiguex en 1541 y recorrió las llanuras entre el Mississippi y las montañas Rocosas hasta llegar a la actual Kansas.

Decepcionado por el aspecto de la población que halló, una agrupación de bohíos habitados por los indios quiviras, se dedicó a recorrer por primera vez los actuales estados de Nuevo México, Texas, Oklahoma y Kansas. En la primavera de 1542 regresó a México, donde el virrey Mendoza lo acogió con frialdad y le abrió proceso por su abandono de la empresa encomendada.