Alfred Hitchcock

 
Vértigo. No obstante, el núcleo central de la aportación de Hitchcock a la historia del cine se concentrará en sus cuatro siguientes películas: Vértigo (1958), Con la muerte en los talones (1959), Psicosis (1960) y Los pájaros (1963) son cuatro filmes que sólo tienen en común el máximo acercamiento a los límites del arte hitchcockiano. En Vértigo, James Stewart interpreta a John "Scottie" Ferguson, un ex inspector de policía que ha tenido que dimitir por sus problemas de vértigo. Ferguson recibe el encargo de un antiguo amigo de vigilar a su esposa Madeleine (Kim Novak), so pretexto de las tendencias suicidas de ésta. Sigue a la mujer, la salva de su intento de ahogarse en el mar y acaba enamorándose de ella. Pero, a causa del vértigo, no puede evitar que un día se lance desde lo alto de un campanario, y cae en una profunda depresión nerviosa. Tiempo después, ya recuperado del trance, encuentra por la calle a una mujer idéntica a Madeleine que dice llamarse Judy (personaje también interpretado por Kim Novak), y cuya única diferencia con ella es el color del pelo. Sin embargo, Ferguson empieza a sospechar que ha sido víctima de un plan urdido por su amigo para asesinar a su esposa.

A partir de una novela de misterio de Pierre Boileau y Thomas Narcejac, D'entre les morts, el cineasta inglés realizó, si no su mejor película, sí la que más tinta ha hecho correr y la que mayor polémica ha suscitado a lo largo del tiempo. Se trata de una obra de gran complejidad técnica y artística, y puede ser interpretada a distintos niveles, desde la fascinación directa que desprenden sus imágenes hasta el hermetismo y la simbología de algunos de sus pasajes. Impregnada de un enfermizo romanticismo, a lo que sin duda contribuye de manera decisiva la envolvente música de Bernard Herrmann, Vértigo es una película llena de sorpresas y hallazgos, entre los que destaca la solución de cámara que Hitchcock ideó para transmitir la sensación de vértigo que padece "Scottie": un efecto combinado de travelling atrás con zoom adelante.

Entre el rico anecdotario del filme cabe mencionar los problemas del director con Kim Novak, quien se negaba a ponerse el vestuario diseñado para ella, y que llevó a sonados enfrentamientos entre ambos. Hay que destacar, además, la excelente fotografía en technicolor de Robert Burks y la sencilla pero antológica secuencia de los créditos iniciales, obra del especialista Saul Bass. En pocas palabras, un clásico indiscutible.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies Entendido Más información