Leonardo da Vinci

 
La Gioconda. Iniciada en 1503, es sin duda una de las pinturas más reproducidas de todos los tiempos. La Mona Lisa, con su enigmática sonrisa, ha sido utilizada en infinidad de ocasiones en carteles, portadas de libros y anuncios. De hecho, se ha convertido en un elemento más de la cultura popular. Por ello, no resulta extraño que el pintor pop estadounidense Andy Warhol la reprodujera en algunas de sus célebres composiciones. Cuadro venerado por muchos, la Gioconda también ha sido motivo de burla por parte de algunos artistas modernos, como el dadaísta francés Marcel Duchamp, quien pintó bigotes a una de sus reproducciones y le añadió un anagrama insultante.