Camarón de la Isla

 
Éxito y conciertos. Desde La leyenda del tiempo Camarón tuvo dos caras: una más comercial en los discos, y otra más gitana y sobria en sus actuaciones en directo. Éstas eran auténticas fiestas, donde el público se vestía con sus mejores galas para escucharle con devoción. El fenómeno fue en aumento y en diversos festivales, como en el del Cante de las Minas de La Unión de 1983, creó más de una complicación, ya que tras su actuación los gitanos se iban de la sala ruidosamente sin respetar la siguiente. En aquel caso fueron las de José Menese, Manuel Mairena y Calixto Sánchez, y las despreciaron. En la imagen, Camarón en una de sus actuaciones (enero de 1990).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies Entendido Más información