Matteo Bandello

(Matteo o Mateo Bandello; Castelnuovo Scrivia, 1485 - Agen, 1561) Escritor italiano que cultivó el género narrativo en la tradición iniciada por Giovanni Boccaccio. Matteo Bandello estudió en la Universidad de Padua e ingresó en la orden de los dominicos; muerto en 1506 su tío, que era general de la orden, se dedicó a la política. Durante la guerra entre franceses y españoles se mostró partidario de los franceses, y, caída Milán en poder de sus adversarios, vio saqueada la casa paterna, destruidos sus manuscritos y confiscados sus bienes.


Matteo Bandello

Forzado a una vida de proscrito, Bandello erró de una a otra ciudad, y en el curso de este vagabundeo conoció a Maquiavelo. En Verona estuvo al servicio del general veneciano Cesare Fregoso (de 1529 a 1536), y cuando en 1541 el general fue asesinado por sicarios de Carlos V, se dirigió a Francia con su viuda. En agradecimiento a sus servicios, Francisco I de Francia lo nombró obispo de Agen (1550), diócesis cuya dirección dejó Bandello en manos del prelado de Grasse para dedicarse al estudio.

Bandello compuso los Canti XI delle Lodi della signora Lucrezia Gonzaga (1536-38) y Le tre Parche (1531), para Gian Fregoso; tradujo al latín el cuento boccacciano de Tito y Gisippo, y al italiano la Hécuba de Eurípides; se le debe también un riquísimo Canzoniere dedicado a Margarita de Francia (1544).

Sin embargo, su obra principal son los Quattro libri delle Novelle, que reúnen las doscientas catorce novelas cortas que escribió. Una primera recopilación (con 186 relatos distribuidos en tres libros) se publicó en 1554; póstumamente, en 1573, apareció un cuarto volumen con 28 cuentos. En estos Quattro libri delle Novelle aparecen relatados casos y episodios procedentes de la narrativa italiana o extranjera antigua y contemporánea, ofrecidos como originales y actuales mediante ciertos recursos.

En su labor como cuentista, Matteo Bandello refleja una viva conciencia de la acción y del movimiento escénico de los personajes; su técnica narrativa es extremadamente refinada, aun cuando no siempre a través de un lenguaje flexible y elegante. El narrador supedita su imaginación al dato concreto y a la realidad o, por lo menos, a la verosimilitud de los hechos.

Los relatos de Bandello fueron traducidos rápidamente a otras lenguas; algunos de ellos, como el de Romeo y Julieta (tomado por Bandello de L. Da Porto) y Mucho ruido y pocas nueces, fueron recreados después por William Shakespeare. Durante los siglos siguientes muchos otros autores (Lord Byron, Alfred de Musset y Stendhal, entre otros) se inspiraron en sus historias.