Familia Bellini

Familia de pintores italianos. Jacopo Bellini (Venecia, c. 1400 - 1470) fue discípulo de Gentile da Fabriano en Venecia y, tras su trabajo en Verona y en Ferrara, alcanzó, a mediados de siglo, una gran reputación. Sus experimentos sobre la composición y el espacio le hicieron fluctuar desde el gótico hacia un estilo más abierto y lleno de luminosidad. Se conservan muy pocas de sus obras.

Gentile Bellini (Venecia, 1429 - 1507), hijo del anterior, trabajó en el taller familiar y, tras una permanencia en Constantinopla, se convirtió en el máximo exponente del orientalismo veneciano. La serie de pinturas en que reflejó las procesiones y ceremonias venecianas se convirtió en modelo a imitar por su fidelidad al ambiente de la ciudad y por la intensa vitalidad transmitida.


Giovanni Bellini

Giovanni Bellini, llamado Giambellino (Venecia, c. 1430 - 1516), hermano del anterior, inició también su actividad en el taller paterno. Su evolución, que acusa la influencia de su padre y de su cuñado Andrea Mantegna, se caracteriza por varias obras importantes, con frecuencia dedicadas a los mismos temas: Transfiguración, La oración en el huerto, Entierro de Cristo y, sobre todo, Cristo muerto, de una impresionante expresividad. A partir de 1470, realizó diversos retablos (La coronación de la Virgen), en los que manifestó su sentido del espacio y de la luz y su gran espiritualidad.