H.P. Blavatsky

(Helena Petrovna Blavatsky o Blavatski, también conocida como Madame Blavatsky; Ekaterinoslav, 1831 - Londres, 1891) Escritora rusa, iniciadora de la teosofía moderna. Su madre descendía de los príncipes Dolgoruky, y su padre, Van Hahn, coronel del Ejército ruso, pertenecía a una familia noble de origen alemán. Todavía niña, Blavatsky demostró una exquisita sensibilidad, un gran valor y una voluntad férrea.


Helena Petrovna Blavatsky

A los diecisiete años se casó con el anciano general Blavatsky; pero, al cabo de tres meses, huyó a caballo del castillo de su esposo. Se refugió en Constantinopla, y luego, con una amiga rusa, marchó a Egipto, donde un viejo copto le dio las primeras enseñanzas del arte de la magia.

Viajó durante algún tiempo, y en agosto de 1851 encontró en Londres a un rajputa de la India, y en él reconoció a un personaje que en sus visiones infantiles se le había aparecido como un protector: era su "Maestro", llegado a la capital británica para confiarle el encargo de fundar una sociedad destinada a la difusión de la doctrina teosófica.

Movida por el afán de investigar acerca de creencias y tradiciones ocultas, Blavatsky realizó muchos viajes llenos de aventuras y obstáculos, como el que la llevó al Tíbet; sólo raras veces estuvo en Rusia. Entre 1867 y 1870 vivió en Oriente y completó allí su formación ocultista. En 1873 halló en Chittenden (Estados Unidos) al coronel norteamericano H. S. Olcott, que habría de convertirse en su compañero de trabajo.

En 1875 empezó a escribir Isis revelada, concluida en 1877. Siguieron después sus obras mayores, La doctrina secreta y La voz del silencio. Al mismo tiempo, Blavatsky fundó la revista Lucifer, que se convirtió en The Theosophical Review. En 1878 la Sociedad Teosófica había arraigado ya profundamente en América y Londres, y en 1882 estableció en Adyar (Madras) su cuartel general. La enorme actividad desplegada por Blavatsky fue minando su salud; enfermó el 26 de abril de 1891, y pocos días después moría en su casa de la Rosad Avenue. Entre sus más destacados seguidores cabe citar al austriaco Rudolf Steiner, si bien no tardó en abandonar la línea ortodoxa, y la británica Annie Besant, que presidió de la Sociedad Teosófica desde 1907 hasta 1921.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información