Policarpo Bonilla

(José Policarpo Bonilla Vásquez; Tegucigalpa, 1858 - Nueva Orleans, 1926) Político hondureño que fue presidente de la República (1894-1899). Tras cursar el bachillerato en filosofía, Policarpo Bonilla obtuvo en 1888 el título de abogado y notario; desempeñó asimismo varios cargos durante el gobierno de Marco Aurelio Soto (1876-1883) y fue diputado del Congreso Nacional y gobernador político de Tegucigalpa bajo la presidencia del general Luis Bográn (1883-1891).


Policarpo Bonilla

Después de ser candidato por el Partido Liberal a las elecciones de 1891, que llevaron a la presidencia al general Ponciano Leiva, Policarpo Bonilla se vio obligado a exiliarse en Nicaragua. Allí logró el apoyo del presidente nicaragüense José Santos Zelaya, cuyas tropas invadieron Honduras y permitieron a Bonilla hacerse con la presidencia de la República en 1894.

Durante su mandato promulgó la Constitución de 1894 (cuya vigencia se mantendría hasta 1924) y se mostró firme partidario de la creación de una federación de estados centroamericanos. En líneas generales, la gestión de Bonilla ha sido objeto de juicios contradictorios. Su etapa se caracterizó por grandes reformas y transformaciones, de las que quedó constancia en la citada Constitución y en los códigos y leyes emitidos. El suyo fue un gobierno civil que respetó las libertades públicas, aunque cometió el error de encarcelar a varios diputados con inmunidad, de acuerdo con la Constitución que él mismo había inspirado. Protegió la educación, estimuló las letras y las artes y procuró resolver los conflictos fronterizos de Honduras con los países vecinos.

Finalizada su presidencia, no cedió a la tentación de continuar en el cargo (como había ocurrido inveteradamente en el país) y traspasó pacíficamente sus poderes. Viajó entonces por Estados Unidos y Alemania, y luego se dedicó al comercio en Tegucigalpa. En 1903 fue elegido diputado por el departamento de Copán, y en el Congreso se puso al frente de la oposición contra el gobierno del general Manuel Bonilla Chirinos. Ello hizo que al año siguiente fuera detenido junto con varios diputados en el mismo recinto legislativo. Estuvo preso hasta 1906, y a su salida de la penitenciaría se dirigió a El Salvador, desde donde apoyó la guerra que acabó con el gobierno de Bonilla en 1907.

Durante la presidencia del general Miguel R. Dávila (1908-1911), Policarpo Bonilla fue nombrado delegado de Honduras a las conferencias de Washington, y luego ministro plenipotenciario de Honduras en México. Posteriormente encabezó la delegación nacional en las conferencias de mediación de Washington para solucionar los problemas limítrofes de Honduras con Guatemala y con Nicaragua, y en la conferencia de paz de Versalles. Regresó de Estados Unidos y Europa con renovado prestigio por sus acertadas intervenciones en dichas cumbres.

Policarpo Bonilla fue diputado y presidente de la Asamblea Federal Constituyente que, reunida en Tegucigalpa en 1921, emitió la Constitución Política de la República de Centro América. Fue elegido consejero por Honduras para integrar el Ejecutivo de la nueva república, que desgraciadamente fracasó debido al golpe de Estado que acabó con el gobierno de Carlos Herrera en Guatemala. En 1923, Bonilla fue candidato nuevamente a la presidencia del país por un sector del Partido Liberal, y obtuvo el segundo puesto en una votación que no arrojó mayoría absoluta alguna. Este vacío de poder desembocó en guerra civil. Bonilla salió de Honduras en 1924 con destino a San Salvador, donde permaneció por espacio de un año, y se estableció luego en Nueva Orleans (Estados Unidos), donde falleció poco tiempo después.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información