Francisco Braga

(Rio de Janeiro, 1868-1945) Compositor brasileño. Huérfano de padre desde los ocho años, Braga ingresó en el Asilo dos Meninos Desvalidos, donde se descubrieron sus aptitudes para la música. Por influencia del director de la institución, ingresó en el Conservatorio Imperial de Río de Janeiro y estudió clarinete, armonía, contrapunto y fuga. Dirigió la banda musical del Asilo y simultáneamente compuso sus primeras obras: la fantasía Sonho de Dante, la habanera Maritana y el vals Meiga.

En 1890 participó en el concurso convocado por el gobierno provisional republicano para componer el himno nacional. A pesar de que su composición no resultó ganadora, el jurado reparó en él y le otorgó una beca de dos años de duración para estudiar música en Europa. Se trasladó a París y tomó lecciones de armonía de Antoine Taudou, para continuar estudiando en el Conservatorio con Jules Massenet durante cuatro años. Fruto de su estancia en la capital francesa son sus obras Paysage y Cauchemar, estrenadas en París en 1895 en la Salle d'Harcourt.

En 1896 trasladó su residencia a la ciudad alemana de Dresde y, una vez en Alemania, su asistencia a una representación de Parsifal de Wagner en el Festival de Bayreuth marcó un hito importante en su carrera. A partir de ese momento, Braga comenzó a acariciar la idea de componer una obra de grandes proporciones y dotada de mayores recursos musicales. De ahí surgió Jupira, ópera en un acto basada en textos del escritor Bernardo Guimarães, que Braga dirigió por primera vez en el Teatro Lírico de Río de Janeiro en 1900. Otras obras suyas como los poemas sinfónicos Marabá, que utiliza temas nacionales, y Episodio sinfónico, inspirado en la poesía de Gonçalves Dias, también poseen cierta influencia wagneriana.

La obra de Braga se caracteriza por su buen acabado y excelente técnica, que da un aspecto de ligereza y facilidad a sus partituras. Sigue la tradición tardorromántica europea y la combina con elementos tomados de la música de su país. Su fe religiosa se deja ver en la gran cantidad de música sacra que compuso a lo largo de su vida. Sus dos Misas, el Te Deum, su Stabat Mater y los numerosos motetes e himnos a capella o con acompañamiento de órgano son una buena muestra de ello. También es destacable su producción camerística, con dos quintetos y un cuarteto para instrumentos de viento, además de un Trío para piano, violín y violonchelo.

En el campo operístico, además de la citada Jupira, compuso otra ópera, Anita Garibaldi, que dejó sin terminar. En Brasil se hizo célebre por haber compuesto en 1905 el patriótico Hino a Bandeira ('Himno a la bandera'), con versos de Olavo Bilac. Los numerosos himnos y marchas que compuso le valieron el sobrenombre de "Chico dos Hinos" ('Muchacho de los himnos'). Como director de orquesta desarrolló su carrera en la Sociedade de Concertos Sinfonicos de Río dirigiendo un ciclo con regularidad, y también en la ciudad de Sao Paulo. Su faceta como docente la ejerció en el Instituto Nacional de Música, donde fue profesor de composición entre 1902 y 1938. En 1931 dirigió el concierto que inauguró el Teatro Municipal de Río de Janeiro, en cuyo programa se incluía su poema sinfónico Insônia.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información