Antoni Brufau

(Antoni o Antonio Brufau Niubó; Mollerussa, Lleida, 1948) Empresario español. Antoni Brufau Niubó nació el 12 de marzo de 1948 en la población leridana de Mollerussa, en el seno de una familia acomodada, como primogénito de dos hijos y una hija. Su hermano Robert es un prestigioso arquitecto y profesor titular de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC).


Antoni Brufau

Tras cursar sus primeros estudios y el bachillerato en centros privados de Lleida, en 1970 se licenció en ciencias económicas por la Universidad de Barcelona. Seguidamente, realizó un máster en economía por el prestigioso Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE).

Auditor de Arthur Andersen

Comenzó su andadura profesional en la auditora internacional Arthur Andersen, después de rechazar una oferta de la firma española de automoción Pegaso, que no tardaría en cerrar puertas, lo que hubiera cambiado sin duda el rumbo que tomó la trayectoria del futuro ejecutivo. Socio mundial de la firma estadounidense desde 1980, hasta 1988 fue socio director de la misma en su sede barcelonesa. Brufau se formó pues como auditor en Arthur Andersen: «Era otra Andersen [diferente a la que en 2001 fue arrastrada por los fraudes energéticos de la empresa Enron]. Yo aprendí todo lo que sé durante los dieciocho años que trabajé en Andersen. Empezamos cinco personas en un despacho de Barcelona en 1970 y unos años después éramos centenares de empleados».

Cuando llevaba mucho tiempo en Andersen y había alcanzado altas responsabilidades, como participar en el consejo asesor de la firma en el mundo, le llegó una oferta de La Caixa y decidió que tenía que demostrarse a sí mismo si podía hacer otro trabajo, plantearse nuevos retos. A fines de 1988 fue fichado por el entonces presidente de La Caixa, Josep Vilarasau, para incorporarse a la entidad financiera de ahorro como codirector, junto con Isidre Fainé. Desde entonces fue uno de los pesos pesados del equipo de Vilarasau, y se encargó primordialmente de las participaciones industriales de La Caixa.

En 1994, en representación de dicha entidad de ahorro, Antoni Brufau pasó a presidir el parque temático Port Aventura, en el que la entidad financiera catalana participaba como socio determinante. Bajo la dirección de Brufau, Port Aventura alcanzó amplias cotas de popularidad y se convirtió en uno de los ejes de atracción turística de la costa Dorada.

Presidente de Gas Natural

En 1997 Brufau llegó a Gas Natural, empresa en la que La Caixa ostenta una gran cantidad de acciones. Su labor empezó a notarse de inmediato, por lo que apenas un año después asumió la presidencia de la empresa y, en noviembre de 1999, sustituyó al influyente Pere Duran Farell, fallecido aquel mismo año, al frente de la Fundación Catalana de Gas. Para dedicarse plenamente a su nuevo cargo, el 23 de febrero de 1999 abandonó el consejo de administración de Hidroeléctrica del Cantábrico, otra de las empresas en las que trabajaba. Desde aquel momento, Gas Natural duplicó su tamaño hasta facturar 5.267 millones de euros en 2002.

Brufau define la fórmula para compatibilizar varios cargos: «No se puede ir cambiando el chip. La vida no tiene tres caras: una en el trabajo, otra con la familia y otra durante el fin de semana. Lo que importa no es la cantidad del tiempo que dedicas a una u otra cosa, sino su calidad». Desde que trabajó en Arthur Andersen es un gestor de recursos humanos al que le gusta tomar decisiones después de consultar con los miembros de su equipo.

Según Brufau, en cada empresa pueden surgir varios talentos jóvenes si desde el principio se les ayuda a participar. Así, opina que en todas las áreas de la empresa el más alto ejecutivo debe tener dos o tres posibles sucesores, como los que él tiene en Gas Natural. Para Brufau, el buen líder es el que cede los éxitos a sus colaboradores y en cambio asume los fracasos, tal como, según el propio Brufau, hizo Josep Vilarasau con él durante dieciocho años.

El 16 de mayo de 2002 Repsol YPF vendió el 23 % de Gas Natural y obtuvo unas plusvalías de 1.060 millones de las antiguas pesetas. Se quedó aún con el 24 % de la compañía de gas que comparte con La Caixa. Un mes después, Brufau fue elegido presidente del Círculo de Economía, en sustitución de Salvador Gabarró. En ese nuevo cargo, la «ética y la problemática de la inmigración masiva» dijo que serían sus dos «prioridades». En la dirección ejecutiva de esta institución integró por vez primera a un profesional no afincado en Cataluña, el ex ministro de Trabajo Manuel Pimentel.

OPA hostil contra Iberdrola

El 8 de noviembre de 2002 anunció la venta del 59 % de Enagás -propietaria de la logística de Gas Natural- por 277,9 millones de euros. Aquel mismo mes, Brufau, que había tomado parte activa en esa venta, fue elegido miembro de la Cámara de Comercio Internacional (ICC, en sus siglas inglesas), como integrante del comité ejecutivo de este organismo fundado en 1919 y que agrupa a representantes de 140 países, con el fin de potenciar el libre comercio. Sin embargo, Brufau no tomaría posesión hasta el 8 de marzo de 2003, siendo el único español en ese organismo.

A pesar de ocupar con éxito esos altos cargos, el nombre de Brufau traspasaría fronteras cuando el 10 de marzo de 2003 presentó la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) hostil contra Iberdrola (luz y gas en una misma factura, aunque ello también admitía una segunda lectura en clave política). El anuncio alarmó a diferentes sectores empresariales y, sobre todo, políticos, y se desató un gran debate en los medios de comunicación especializados. Finalmente, el 5 de mayo, Brufau desistió de seguir con la OPA, tras la resolución en contra de la Comisión Nacional de Energía (CNE).

La fallida OPA hostil sobre Iberdrola no le desanimó y anunció que Gas Natural crecería en Europa. Así el 17 de junio de 2003 anunció una inversión de 7.500 millones de euros hasta 2007, con el 22 % de ellos destinado al crecimiento internacional. En aquel momento, la cuota de Gas Natural en España se situará en torno al 60 %. Además, anunció una inversión de 1.100 millones de euros para llevar el gas a otros cuarenta municipios de la comunidad autónoma de Cataluña en 2006.

Cabe recordar que la fusión ya había sido intentada sin éxito otras dos veces, en ambos casos a instancias de Repsol: en 1999 lo intentó el entonces presidente de Repsol YPF, Alfonso Cortina, apoyado por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), pero se encontró con la oposición de Endesa, Iberdrola y La Caixa. En 2000 Repsol lo intentó de nuevo, pero las intensas peleas entre los accionistas frustraron nuevamente la operación.

El Grupo Gas Natural es una multinacional de servicios energéticos en España y Latinoamérica, con cerca de siete millones de clientes. Además, bajo la dirección de Brufau se ha marcado la estrategia de convertirse en una multiutility, iniciando su participación en el negocio y la comercialización de electricidad, el trading de gas, las telecomunicaciones y el e-business. En el marco internacional opera como Gas Natural Internacional, sociedad de cartera de las participaciones en empresas de Brasil, Chile, Argentina y México. También está presente en Marruecos, donde opera el gasoducto Magreb-Europa, y en Portugal, donde participa en las sociedades de transporte Gasoducto Campomaior-Leiria-Braga y Gasoducto Braga-Tui.

Antoni Brufau apenas puede practicar sus aficiones, pues los cargos se le multiplican: así, desde el 28 de junio de 2003 es miembro del llamado Senado, un lobby empresarial formado por un amplio y destacado grupo de todos los sectores del mundo empresarial y financiero catalán, cuyo objetivo es actuar como órgano consultivo para potenciar el desarrollo científico y tecnológico en general. Entre otros premios y distinciones, ostenta la Llave de Barcelona. Casado con Roser Penella, es padre de tres hijos, y fue abuelo por primera vez en 2003.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información