Gilbert Cesbron

(París, 1913-1979) Escritor francés. Cursó estudios de Ciencias Políticas y fue director de una emisora de radio, actividad que compaginó con su dedicación a la literatura. Su obra, construida con un gran sentido poético de la lírica, se inspira en la tradición cristiana para poner de relieve los grandes problemas sociales de su tiempo, con los cuales se sintió plenamente comprometido.

Los géneros literarios abrazados por Cesbron son básicamente cinco: novela, narración breve, teatro, poesía y ensayo. Entre las primeras destacan Los inocentes de París (Les Innocents de Paris, 1944), La tradición Fontquernie (La Tradition Fontquernie (1947), Nuestra prisión es un reino (Notre prison est un royaume, 1949), obra galardonada con el Premio Sainte-Beuve, La soberana (La Souveraine, 1949), Los santos van al infierno (Les saints vont en enfer, 1952), Perros perdidos sin collar (Chiens perdus sans collier, 1954), Era demasiado tarde (Il est plus tard que tu ne penses, 1958), Avoir été (1960), La abeja contra el cristal (Une abeille contre la vitre, 1964), Estamos asesinando a Mozart (C'est Mozart qu'on assassine, 1966), Me siento mal en tu piel (Je suis mal dans ta peau, 1969), La hora de los impostores (Voici le temps des imposteurs), Don Juan en otoño (Don Juan en automne) y Mais moi je vous aimais.

Las narraciones cortas y cuentos más conocidos del autor son Traduit du vent (1950), Todo duerme y yo velo (Tout dort et je veille, 1959), Des enfants aux cheveux gris (1968), La ciudad coronada de espinas (La Ville couronnée d'épines, 1974), Un vivier sans eau (1979) y Leur pesant d'écume, aparecido de forma póstuma en 1980. En cuanto al teatro, merecen especial mención Il est minuit, docteur Schweitzer (1952), L'Homme seul (1961) y Mort le premier (1970).

Sus principales ensayos, que analizan básicamente las mismas cuestiones abordadas en sus novelas, son Chasseur maudit (1953), Ce siècle appelle au secours (1955), Soltad a Barrabás (Libérez Barabbas, 1957), Une sentinelle attend l'aurore (1965), Lettre ouverte a une jeune fille morte (1968), Ce que je crois (1970), Des leçons d'abîme (1971), Mourir étonné (1976), Huit paroles pour l'éternité (1978) y los dos escritos póstumos: Passé un certain âge (1980) y La regarder en face (1982).

En 1976, publicó su único poemario, Merci l'oiseau. Todas las preocupaciones de Cesbron, así como una síntesis de todos los estilos y registros literarios que abordó a lo largo de su vida, se encuentran en su diario, Diario sin fecha (Journal sans date), que abarca el período de 1963 hasta su muerte en 1979. En 1962 fue galardonado con el Gran Premio Literario de Mónaco.