Thomas Alexander Cochrane

(Annsfield, 1775 - Kensington, 1860) Almirante británico. Primer comandante en jefe de la Escuadra Nacional chilena, hizo una brillante carrera militar basada en su valentía, patriotismo y talento. Hijo de Archibald Cochrane, conde de Dundonald, en 1793 sirvió en un navío comandado por su tío Alexander Cochrane.


Thomas Cochrane

En 1800, durante las guerras napoleónicas, se le confió el mando de la pequeña embarcación Speedy, y se convirtió en el terror de los barcos de los puertos de Francia y España. En sólo diez meses capturó 33 buques, con un total de 533 tripulantes. En 1802 fue apresado por la Armada francesa, y, a los pocos meses, canjeado por el gobierno británico. Se le concedió, a la vez que el grado de capitán, el mando de dos navíos, pero la paz de Amiens interrumpió la guerra.

Luego de seguir cursos universitarios en Edimburgo (Escocia) ingresó en el parlamento (1803). En 1806, declarada otra vez la guerra con Francia, se le encargó recorrer las riberas galas, misión en la que destacó. Sin embargo, su temperamento irascible lo llevó a acusar a su superior, el almirante lord Gambier, ante el parlamento, por lo que fue sometido a corte marcial y expulsado de la Armada.

A partir de ese momento Thomas Cochrane se dedicó en cuerpo y alma a la política. Debido a su participación en un fraude a la bolsa de valores de Londres (1814) fue condenado, y su nombre fue borrado del escalafón de la Armada británica. Pese a que la multa se pagó por suscripción popular y fue reelegido miembro del parlamento, el escándalo alcanzó resonancia mundial.

En mayo de 1817 aceptó la invitación del gobierno chileno para comandar la Escuadra Nacional en la guerra por la emancipación. Arribó a Chile en noviembre de 1818 y, como vicealmirante y comandante en jefe de la escuadra, tuvo su primera contienda en el puerto de El Callao (Perú), sin obtener logros significativos. Más tarde ejecutó exitosamente la difícil toma de Corral y Valdivia (1820). Participó en la Expedición Libertadora del Perú (1820-1823), comandada por el general José de San Martín. En el ingenioso bloqueo a El Callao capturó la fragata Esmeralda (1820).

Entre 1823 y 1825 entró al servicio del Brasil en su guerra contra Portugal, y más tarde, a su regreso a Europa (1825), participó en la independencia de Grecia contra los turcos (1827-1828). En 1832 fue restablecido en la marina inglesa. Un año antes, el fallecimiento de su padre había convertido a Thomas Cochrane en conde de Dundonald.

Entre 1848 y 1851 comandó la estación naval de América y las Indias Occidentales. En 1851 se le otorgó el rango de almirante. En Chile fue reincorporado a la Armada por ley, y desde entonces figuró encabezando el escalafón de oficiales hasta su muerte. Sus restos descansan hoy en la abadía de Westminster. Fue autor de Autobiografía de un marino y Narración de los servicios en la liberación de Chile, Perú y Brasil.