Ramón Ernesto Cruz Uclés

(San Juan de Flores, 1903 - Tegucigalpa, 1985) Político hondureño, presidente del país entre el 6 de junio de 1971 y el 4 de diciembre de 1972. Después de cursar estudios en la escuela pública de San Juan de Flores, se trasladó a Tegucigalpa para completar su formación y logró el grado de profesor de Primaria. Entre 1921 y 1922 comenzó su andadura en la docencia, al desempeñar un puesto de profesor en la Escuela de Varones de San Juancito, en el departamento Francisco Morazán.

Obtuvo el título de Bachiller en Ciencias y Letras bajo la tutela del profesor Miguel Morazán, y completó sus estudios superiores en 1928 con la licenciatura de Jurisprudencia y la de Ciencias Políticas en la facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma (Tegucigalpa). Tres años más tarde, entró a formar parte como abogado de los tribunales estatales, y en 1931 consiguió el estatus de notario público. Durante esta misma época, y hasta 1943, fue juez letrado en el departamento de Francisco Morazán.

Desde 1932 a 1938 ocupó en la Universidad Nacional Autónoma de Tegucigalpa, y durante repetidas ocasiones, la cátedra de Derecho Internacional Privado; en 1938 fue profesor de Sociología del Derecho Político y Constitucional, puesto que únicamente abandonó en 1949, cuando fue elegido Rector de la Universidad. De manera paralela, su solvencia en el campo de la jurisprudencia le sirvió para promocionar al puesto de Magistrado de Apelaciones en Tegucigalpa (1943-1945), así como Fiscal del Consejo, entre 1945 y 1946.

Su primera actuación en la política hondureña tuvo lugar en 1946, cuando fue nombrado ministro plenipotenciario de Honduras en El Salvador, ocupando un año más tarde el cargo de embajador oficial hasta su regreso a Tegucigalpa, en 1949. En 1948 fue el representante de Honduras en la Conferencia Americana Internacional, celebrada en Bogotá (Colombia), donde se aprobó la carta fundacional de la OEA (Organización de Estados Unidos).

En 1950 volvió a la docencia efectiva, haciéndose cargo de la cátedra de Teoría General del Estado y Derecho Constitucional, compaginando la enseñanza con su puesto de Magistrado en la Corte Suprema de Justicia de Honduras, así como su puesto en la Comisión Jurídica Nacional, donde se ocupó de modernizar los códigos jurídicos del país, principalmente el código penal. En 1957 encabezó la legación diplomática de Honduras ante el Consejo de la OEA, debido a la agresión territorial cometida por tropas nicaragüenses sobre territorio hondureño. Su intervención fue decisiva para que no se extendiera el conflicto bélico y la OEA dictase las correspondientes sanciones a Nicaragua.

En 1961 se ocupó de la enseñanza de Historia del Derecho y las Instituciones Jurídicas, docencia que simultaneó durante algunos años con el cargo de Decano de la Facultad de Derecho. En 1962, y debido a su gran prestigio, fue el legado hondureño ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (Holanda), organismo ante el que la República de Honduras había denunciado a Nicaragua por incumplimiento de una orden de 1908, dictada por Alfonso XIII en tiempos de la dominación española de la República, que resultaba lesiva para los intereses hondureños.

En 1963 presentó su candidatura a la presidencia de la República, aunque el golpe de estado militar llevado a cabo por el coronel Osvaldo López Arellano impidió el desarrollo normal de las elecciones. Durante el gobierno militar, Cruz Uclés tuvo que asumir la dirección del Colegio de Abogados de Honduras (1967-1968). No sería hasta 1971 cuando alcanzaría el cargo de presidente de la República, manteniéndolo durante un año.

La distensión entre Honduras y su vecino El Salvador, vigente desde la llamada Guerra del Fútbol (1969-1970), fue el logro más destacado de su escasa presencia al frente de los destinos del país. En diciembre de 1972 fue depuesto por un nuevo golpe de estado de López Arellano. Tras abandonar la presidencia, siguió ligado a las actividades diplomáticas y políticas del país, pero desde un segundo plano.

Además de diversos artículos publicados en prestigiosas instituciones del mundo de la jurisprudencia, cabe destacar sus obras Panorama de la cultura histórica. Su génesis, desarrollo, decadencia y desintegración (1954), Problemas territoriales centroamericanos. Derechos de Honduras (1966), Historia Constitucional e Institucional de Honduras (1976), Crédito interno y Derecho Internacional (1976), Estados, Derechos y Política (1976) y La lucha política de 1954 y la ruptura del orden constitucional (1982).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información