Nils Gustaf Dalén

(Stenstorp, 1869 - Estocolmo, 1937) Ingeniero e inventor sueco que fue galardonado con el Premio Nobel de Física en 1912 por desarrollar una válvula solar con la que se podían encender y apagar automáticamente los faros de acetileno.


Nils Dalén

Nacido en Stenstorp, Nils Gustaf Dalén se licenció en ingeniería mecánica en 1896 por el Instituto Chalmers de Göteborg, y durante ese año y el siguiente cursó estudios en el Instituto Federal de Tecnología de Zurich (Suiza). Al regresar a Suecia, sus trabajos estuvieron dirigidos a mejorar las turbinas de aire caliente, los compresores y las bombas de aire. En 1900 fue cofundador de la empresa de ingeniería Dalén y Celsing. Un año después se convirtió en director técnico de la Compañía de Carburos y Acetileno de Suecia. Fue nombrado director general en 1909, cargo que ejerció hasta su muerte.

En 1907 inventó un dispositivo que se componía de cuatro varillas metálicas suspendidas verticalmente dentro de un cilindro de cristal. Tres de las varillas estaban perfectamente pulidas y rodeaban a la cuarta, ennegrecida y ensamblada en el centro del cilindro. La luz del sol que reflejaban las varillas brillantes calentaba la varilla negra, que se expandía y presionaba una palanca que cerraba una válvula de gas, apagando la llama. Cuando la luz del sol desaparecía, la varilla central se enfriaba y se contraía, la válvula se abría y el gas prendía una pequeña llama constante llamada luz piloto. Al levantar o bajar las cuatro varillas, el dispositivo se podía configurar de modo que se abriese en cualquier grado de oscuridad.

Gustaf Dalén fue conocido como el “benefactor de los marineros”, ya que las luces de acetileno brillantes se utilizaron en los faros y en las boyas marinas, así como en señales ferroviarias. El dispositivo se llegó a utilizar en todo el mundo por su capacidad de conservar el gas y permitir el funcionamiento de faros y balizas sin vigilancia durante meses. Incluso después de que muchas de las luces de navegación pasaran a ser eléctricas, este dispositivo se siguió empleando en muchos lugares remotos. Otro de los inventos de Dalén, un dispositivo que proporcionaba miles de flashes rápidos a partir de un litro de gas, también benefició el funcionamiento de los faros.

Dalén convirtió el acetileno, un gas altamente explosivo, en un combustible más seguro al mejorar el acumulador de gas, un sistema de almacenamiento inventado en Francia. El acetileno disuelto en acetona no es explosivo, pero a medida que la disolución se consume, el gas explosivo se acumula en el espacio que queda sobre el líquido. Dalén desarrolló una sustancia porosa denominada aga, que encerraba en un pequeño contenedor de acero. Rellenaba el contenedor hasta la mitad con acetona y añadía acetileno a baja presión, comprimiendo el gas de modo que el contenedor pudiera contener 100 veces más acetileno que si estuviera sometido a una presión normal. El aga permanecía en su lugar mientras se utilizaba la disolución y así no se creaban espacios vacíos. Los acumuladores de gas de Dalén se podían manipular sin riesgo de detonación repentina.

A pesar de que una explosión ocurrida en su laboratorio en 1912 le dejó sin vista, Gustaf Dalén inventó otros aparatos, incluidos un horno de cocina y un dispositivo para cambiar los manguitos incandescentes para gas (malla metálica recubierta que brilla, produciendo luz, al calentarse) en los faros sin vigilancia.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información