Jean Daniélou

(Neuilly-sur-Seine, 1905 - París, 1974) Teólogo francés, autor de numerosas obras de historia de la iglesia primitiva, liturgia, ecumenismo y misionología. Hijo de Charles Daniélou, diputado y ministro durante la Tercera República, y de Madeleine Clamorgan, mujer de alto nivel intelectual y espiritual, realizó sus primeros estudios en su pueblo natal, para continuarlos luego en la facultad de Letras del Instituto Católico de París. En 1929 entró en el noviciado de la Compañía de Jesús de Laval, donde profesó el 21 de noviembre de 1931; fue ordenado sacerdote el 24 de agosto de 1938.


Jean Daniélou

En 1941 llegó a París para preparar su doctorado en Teología en el Instituto Católico, en tanto que se desempeñaba como capellán del Grupo Católico de Letras, con el que empezó las peregrinaciones de estudiantes a Chartres; durante el mismo tiempo fue también capellán de la Escuela Superior Femenina de Sévres. En 1942 publicó su obra Le Signe du Temple ou de la Présence de Dieu, pequeño libro del cual él mismo dijo que contenía todo su pensamiento en forma embrionaria. Humanista y religioso a la vez, para sus dos doctorados -el de teología en el instituto Católico y el de Letras en la Sorbona- escogió un mismo tema: La doctrine mystique de saint Grégoire de Nysse. En 1943 sucedió al P. Lebreton en la cátedra sobre los orígenes del cristianismo en el instituto Católico de París. Hombre de diálogo y de convicción, supo unir a su tarea de profesor la de pastor.

En 1944 fundó el Círculo de San Juan Bautista, que era un grupo de jóvenes con inquietudes misioneras del que Daniélou sería capellán y director espiritual; su objetivo era establecer relaciones amplias con los grupos no cristianos, para constituir comunidades cristianas sin que tuvieran que romper con su entorno cultural, algo así como hizo el primitivo cristianismo con las culturas semita, judeo-cristiana y greco-romana. Junto con el P. De Lubac, inició la colección "Sources chrétiennes", cuyo primer número fue La vie de Moïs, de San Gregorio de Niza.

En 1961 fue constituido decano de la Facultad de Teología del Instituto Católico, y al año siguiente el Papa Juan XXIII le escogió como "perito" para el Concilio Vaticano II y trabajó en el documento de la Gaudium et Spes. Fue consagrado obispo en París el 21 de abril de 1969 y Pablo VI le nombró cardenal 28 de abril del mismo año. Desde ese cargo, sin dejar sus tareas habituales, se constituyó en la voz que proclamaba la fidelidad al evangelio, en aquellos años en que esa fidelidad estaba siendo debilitada por los "reduccionistas" y por los que, en la práctica, según su criterio, traicionaban al Concilio.

De esta forma, Daniélou, que antes del Concilio se había mostrado como un "vanguardista", aparecía ahora, en el sentir de algunos, como un reaccionario. No obstante, él siempre afirmó que ahora, como antes, era un hombre libre y fiel al Evangelio, sin ceder a presiones de determinadas facciones o escuelas de pensamiento. En esta lucha perdió popularidad, pero aceptó esta realidad convencido de que ella era un efecto de su fidelidad a la iglesia. En 1972 sucedió al cardenal Tisserant como miembro de la Academia Francesa.

Su producción literaria se puede distribuir en varios campos. El primero es el que se refiere a la historia de la Iglesia, más concretamente a las fuentes griegas y judías, y en él destacan obras como: Histoire des doctrines chrétiennes avant Nicée (3 vols.: "Théologie de judéo-christianisme", 1958; "Méssage évangelique et culture hellénistique aux IIe et IIIe siècle", 1961; y "Les origines du christianisme latin", 1978), que más que una historia de los dogmas en sentido tradicional es una historia de la cultura cristiana; Nouvelle Histoire de l'Église (1963) y Études d'exégèse judeo-chrétienne (1966).

Su pensamiento en el campo de la misionología y del ecumenismo lo plasmó en estas obras dirigidas a la orientación del Círculo de San Juan Bautista: Le myustère du salut des nations (1945), Le Mystère de l'Avent (1948), L'essai sur le mystère de l'histoire (1953), Les saints païens de l'Ancient Testament (1956), Jean-Baptiste témoin de l'Ageau (1964), L'Église des apôtres (1970), Au commencement (1963), Les evangiles de l'enfance (1967), La résurrection (1969). En el campo de la espiritualidad son de mencionar las siguientes obras: L'oraison problème politique (1965), L'avenir de la religion (1968), Christianisme de masse ou d'élite (1968), Tests (1968), La foi de toujours et l'homme d'aujourd'hui (1969), Nouveaux tests (1970), La culture trahie par les siens (1972) y Pouquoi l'Église (1972).