Frederick Douglass

(Frederick Augusto Washington Bailey; Tuckahoe, Maryland, 1818 - Washington, 1895) Escritor y activista estadounidense, una de las grandes figuras del siglo XIX en la lucha a favor del abolicionismo. Orador y articulista prominente, fue el primer ciudadano negro con un alto puesto en el gobierno de Estados Unidos.


Frederick Douglass

Hijo de madre esclava y padre blanco (al que nunca llegó a conocer), se crió con su abuela en una plantación de Maryland. A los ocho años fue enviado a Baltimore como sirviente de la familia Auld; allí aprendió a leer gracias a la señora Auld, pese a que las leyes de la época prohibían educar a los esclavos. Tras la muerte del amo trabajó en una plantación y en unos astilleros, y después de un primer intento de fuga frustrado en 1833, logró huir y se estableció en New Bedford (Massachusetts), donde adoptó el nombre de Douglass para eludir su detención y trabajó como jornalero entre 1838 y 1841.

Ese mismo año, en una convención antiesclavista celebrada en Nantucket, Frederick Douglass relató su experiencia como esclavo con tal sentimiento y elocuencia que impresionó profundamente al público. Nombrado por esas dotes de orador delegado de la Liga Antiesclavista de Massachusetts, a partir de ese momento dedicó su vida a la causa abolicionista, y, alentado por el efecto de sus palabras, terminó en 1845 la primera versión de su famoso libro autobiográfico Vida y tiempo de Frederick Douglass, que, revisado y completado en 1882, llegó a ser un clásico en la literatura norteamericana y un documento histórico importante acerca del sistema esclavista.

Douglass viajó luego a Europa, ayudando al movimiento por la abolición y al establecimiento de lazos con instituciones y figuras humanistas de ambos continentes. A su regreso fundó el periódico North Star, luego llamado Frederick Douglass Paper, que se mantuvo activo de 1847 a 1860 en Nueva York. Durante la Guerra de Secesión fue uno de los consejeros del presidente Lincoln, y defendió el derecho de los negros a ir armados; tras la guerra y la abolición de la esclavitud, su labor como activista se encaminó al pleno reconocimiento de los derechos civiles de los esclavos liberados. Desempeñó también cargos diplomáticos en el exterior.