Kornelia Ender

(Plauen, 1958) Nadadora alemana que ostentó la supremacía total en natación hasta que irrumpió en el circuito su compatriota Kristin Otto. Batió en total veintitrés récords del mundo en todos los estilos, excepto en espalda, y logró cuatro medallas de oro y cuatro de plata entre los Juegos Olímpicos de Munich (1972) y los de Montreal (1976).


Kornelia Ender

Aunque se inició en la natación por razones terapeúticas, Kornelia tuvo una infancia muy corta, ya que pronto fue vista por los cazatalentos de la Alemania Oriental, quienes la enviaron a una escuela especial de natación en Halle. Allí, durante seis días a la semana, realizaba durísimos entrenamientos que incluían natación, clases, levantamiento de pesas y gimnasia; parte de su programa se basaba -según confesó ella misma después- en inyecciones de sustancias "que la ayudarían a regenerarse".

En 1972, con tan sólo trece años de edad, tomó parte en los Juegos Olímpicos de Múnich, en los que se llevó tres medallas de plata: en relevos de 4x100 libre y 4x100 combinado y en 200 metros estilo, prueba en la que sólo fue superada por Shane Gould; cuatro años después, en Montreal, el equipo alemán de natación barrió en once de las trece pruebas de Montreal, en lo que no fue sino la confirmación de la supremacía alemana, que, por otra parte, había quedado clara el año anterior en el mundial de Belgrado, al adjudicarse diez de las catorce pruebas y batir siete records mundiales.

Con Kornelia Ender a la cabeza, que se llevó cuatro oros y una plata (por primera vez en la historia, una nadadora se hacía con cuatro medallas de oro -100 y 200 estilos libre, 100 metros mariposa y en relevos 4x100- en una misma edición de los Juegos Olímpicos), la selección femenina de natación de la RDA se convirtió en líder de los Juegos de Montreal (1976), hasta el extremo de que la norteamericana Babashoff, convencida de que tal distinción debía ser para ella y para su equipo, acusó a las alemanas -que jamás dieron positivo en los testeos- de haber consumido sustancias prohibidas para lograr semejantes marcas.

Con todo, es cierto que años después, tras la caída del Muro, los preparadores físicos de Alemania Oriental reconocieron haber suministrado anábolicos esteroideos a sus atletas, las cuales, por su parte, dijeron no saber nada sobre los productos que consumían. En 1976, para cuando Ender se retiró -con sólo dieciocho años-, contaba en su palmarés con ocho medallas olímpicas, igual número de títulos mundiales y veintitrés records mundiales, obtenidos en sólo tres años (1973-1976). Al poco de su retirada se casó con Roland Matthes, también nadador olímpico.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información