Fray Diego de Estella

(Diego Ballesteros y Cruzat; Estella, 1524 - Salamanca, 1578) Escritor y religioso franciscano español que cultivó el género ascético. Estudió y enseñó en Salamanca y fue predicador de la corte y consejero del príncipe de Éboli. Sus obras fundamentales son Libro de la vanidad del mundo (1562), Cien meditaciones devotísimas del amor de Dios (1578) y Tratado de la vida, loores y excelencias del glorioso apóstol y bienaventurado evangelista San Juan (1554).


Fray Diego de Estella

Hijo de Diego de San Cristóbal Ballesteros y Eguía y de María Cruzat y Jasso, y sobrino de San Francisco Javier, Diego de Estella estudió en Toulouse (Francia) y en el convento de San Francisco de Salamanca, donde profesó y adoptó el nombre de su ciudad natal. En 1547 fue nombrado predicador de Salamanca en el capítulo provincial de la misma ciudad.

En 1552 partió hacia Portugal, formando parte de la comitiva de la esposa del príncipe Juan de Portugal, Juana; llegó a ser allí confesor del cardenal Granvelle, pero a la muerte de éste (1554) regresó a Estella, donde escribió Enarrationes in evnagelium secundum Lucam (1574-1575), obra en la que realiza una exposición del significado del amor de Dios y desarrolla un espíritu, propio de su orden, de amor a la naturaleza. En 1561 se le denominaba predicador de la Corte, de lo que se desprende que residía en Madrid. Fue compañero de Gaztelu, y posteriormente confidente de Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli, y predicador de la Corte del rey Felipe II.

Fray Diego de Estella intervino en el pleito suscitado contra el arzobispo de Carranza, a quien acusó de herejía y contra el que testificó en 1560. Entre 1565 y 1567 le fue incoado un proceso en el que el ministro general de la orden, Francisco de Zamora, le acusaba de haber remitido a Roma información y una serie de folletos en los que se daba constancia de la vida aseglerada y del abandono de la diócesis por parte del obispo de Cuenca, el franciscano Bernardo de Fresneda. Como consecuencia de este juicio, Diego de Estella tuvo que retirarse al convento de Salamanca, donde reinició sus gestiones y envió a Roma nuevos informes contra Bernardo de Fresneda, en los que falsificó las firmas del regidor de Salamanca, Antonio del Castillo, y de Juan del Castillo; una vez descubierta la trama le fue reabierto un proceso, a consecuencia del cual fue recluido en 1569 en el convento de San Francisco de Toro (Zamora). Cuatro años más tarde, gracias al permiso concedido por el provincial de Santiago, se trasladó a Salamanca con el fin de imprimir sus obras.

Entre los años 1575 y 1578 la Inquisición de Sevilla incautó la edición de Enarrationes in evnagelium secundum Lucam, tras haber sido acusado de hereje por parte de los teólogos de Sevilla y de Alcalá de Henares (Madrid), aunque murió antes de que saliese la sentencia. Entre sus obras hay que destacar Tratado de la vida, loores y excelencias del glorioso apóstol y bienaventurado evangelista San Juan (Lisboa, 1554), Libro de la vanidad del mundo (1562), Modus Concionandi: Et Explicatio in Psalm CXXXVI Super Flumina Babylonis (1576) y Cien meditaciones devotísimas del amor de Dios (1578), en la que indica los medios para llegar a Dios y los distintos grados de acercamiento.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información