Antonio María Fabié

(Sevilla, 1832 - Madrid, 1899). Escritor español. Perteneciente al Partido Moderado, desempeñó diversos cargos. Fue redactor jefe del periódico El Contemporáneo y escribió diversas obras filosóficas e históricas: Lógica de Hegel (1878), Vida y escritos de fray Bartolomé de las Casas (1879) y Cánovas del Castillo (1928).


Antonio María Fabié

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, y en Farmacia y Ciencias Exactas por la de Madrid, ciudad en la que desarrolló su actividad política y literaria, Antonio María Fabié fue nombrado en 1861 redactor-jefe del periódico El Contemporáneo, desde cuyas páginas atacó a Leopoldo O’Donnell y a la Unión Liberal, y dos años después inició su carrera política como miembro del Partido Moderado. A raíz de su elección como diputado ocupó el cargo de fiscal de la deuda Pública (1865).

Como subsecretario de Hacienda (1876) colaboró con el ministro Pedro Salaverría en la elaboración del presupuesto de ese año (la denominada “ley maestra”). Paralelamente fue corresponsal del Diario de Barcelona (1865-1890) y colaboró en publicaciones como Revista de Instrucción Pública, Revista Europea y Revista de Legislación y Jurisprudencia.

En 1890 entró a formar parte del gobierno de Antonio Cánovas del Castillo, quien le encomendó el Ministerio de Ultramar (1890-1891). Fue asimismo presidente del Tribunal Supremo de lo Contencioso-Administrativo y del Consejo de Estado (1895-1897), organismo del que era miembro desde 1877, y gobernador del Banco de España (1899). Perteneció a la Real Academia Española, a la Academia de la Historia y a la Sevillana de Buenas Letras, y fue un distinguido ateneísta.

Antonio María Fabié es autor de obras de temática variada (filosofía, historia, política, derecho y comercio) entre las que destaca su traducción de la Lógica de Hegel (1872), obra a la que añadió una interesante “Introducción”. Es también autor de Examen del materialismo moderno (1875), Vida y escritos de fray Bartolomé de Las Casas (1879), Estado actual de la Ciencia del derecho (1879), Vida y escritos de López de Villalobos (1882), Estudio filosófico (1885), Disertaciones jurídicas sobre el desarrollo histórico del derecho, sobre las bases del Código civil y sobre la organización de los Tribunales (1885), Legislación primitiva de los Estados españoles de América (1888), Mi gestión ministerial respecto a Cuba (1898), la biografía Cánovas del Castillo (1928) y Recuerdos de Sevilla, entre otras.

En sus escritos filosóficos es evidente la huella que en él dejaron las enseñanzas recibidas de su maestro, José Contero y Ramírez, el máximo exponente hispano del hegelianismo. En el campo jurídico se alineó con el historicismo de otros seguidores de Hegel al establecer que el derecho es “una determinación de la idea absoluta, que constituye –y es– la esencia de todo cuanto existe”. A partir de 1897 se dedicó a la reorganización del Partido Conservador y contribuyó a la designación de Francisco Silvela para la jefatura de dicho partido.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información