Faysal Ibn Abd Al-Aziz

(Riyad, 1905 - 1975) Rey de Arabia Saudita. Durante cuarenta años participó en la política de su país, asumiendo responsabilidades administrativas y gubernamentales durante los reinados de Abd al-Aziz ibn Saud y Saud IV. Su dilatada experiencia le cualificó para suceder a Saud IV. Durante su reinado acometió numerosas reformas destinadas a acelerar el crecimiento económico de Arabia Saudita y acercar su país a occidente.

Fue uno de los cuarenta y tres hijos del rey Abd al-Aziz ibn Saud, fundador de la dinastía saudita. También fue hermano del rey Saud IV. Faysal colaboró desde muy temprano en la política de su padre y ya a finales de la Primera Guerra Mundial viajó como embajador a Francia y el Reino Unido. Durante su estancia como embajador en Gran Bretaña fue distinguido por el rey Jorge VI con la medalla de San Miguel y San Jorge.

Durante los años siguientes participó en diversas campañas militares para la pacificación del país: en 1922 lideró el ejército saudita para resolver las tensiones en Asir; en 1925 tomó parte en la campaña contra Husayn ibn Alí en la región de Hayaz, de la cual fue nombrado virrey al año siguiente. En 1927 ejerció la presidencia del Consejo de al-Shoura. Tres años después recibió el cargo de ministro de Asuntos Exteriores de su país. En 1934 tomó parte en la guerra Yemení-Saudí. En 1939 el príncipe Faysal encabezó la delegación de Arabia Saudita en la conferencia de Londres sobre el asunto palestino, conocida como Conferencia de la Mesa Redonda. También representó a Arabia en la ratificación de la Carta de las Naciones Unidas, en San Francisco (26 de junio de 1945).

A la muerte de su padre en 1953, Faysal fue nombrado príncipe heredero, mientras que la corona iba a parar a su hermano Saud IV. Continuó con el cargo de ministro de Asuntos Exteriores y en 1958 recibió el de primer ministro. Este mismo año tuvo desavenencias con el rey sobre la manera de llevar los asuntos de estado; el conflicto entre los hermanos fue resuelto por el consejo de los Ulemas, que otorgó plenos poderes al príncipe Faysal. Detentó la cartera de primer ministro entre 1958-60 y entre 1962-64. El 2 de noviembre de 1964 Faysal fue nombrado soberano de Arabia Saudita, después de que el Consejo de los Ulemas destronase al rey Saud IV y le obligase a abdicar en favor de su hermano.

Faysal prestó durante su reinado una especial atención a los asuntos financieros, agrícolas e industriales. En su política agrícola desarrolló proyectos de irrigación y drenaje en las regiones orientales del reino y favoreció la creación de un banco de crédito agrícola, además de multiplicar las infraestructuras para la búsqueda de agua. Gracias a todos estos proyectos la agricultura saudita creció de forma exponencial durante su gobierno.

Pero el principal método para la aceleración económica fue la optimización de los recursos petrolíferos sauditas, mediante la creación de una Corporación General para el Petróleo y los Minerales, que permitió que las exportaciones de crudo crecieran de 334 millones de dólares en 1960 a 22,5 billones en 1974, después de que la crisis petrolífera de 1973-74 cuadruplicase el precio del petróleo. El rey Faysal desarrolló una política benefactora con la población que incluía la abolición de la esclavitud, así como sanidad y enseñanza gratuitas, lo que mejoró sensiblemente el nivel cultural del país y multiplicó el número de universitarios. En el terreno educativo, el rey Faysal puso especial atención en la formación de las mujeres.

En política exterior se mostró como un guardián de la identidad e independencia de Arabia Saudita. Propugnó la creación de una Liga de Países Musulmanes y visitó varios estados islámicos explicando la idea. En este sentido, Arabia Saudita financió a otros países árabes en sus enfrentamientos contra Israel. Fue asesinado por uno de sus sobrinos, el emir Faysal ibn Abd al-Aziz, que parece ser que tenía las facultades mentales perturbadas, durante una reunión familiar. Fue sucedido por su hermano Jalid (o Khalid) ibn Abd al-Aziz.