Alonso Luis Fernández de Lugo

(Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, ? - La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, 1525) Conquistador español. Siendo adelantado de Castilla y capitán general de las costas de África, conquistó la isla de La Palma (1492) y Tenerife (1495). Desde entonces y hasta su muerte gobernó el conjunto de las islas Canarias.


Alonso Fernández de Lugo

Junto a Juan Rejón, intervino en 1478 en la toma de Gran Canaria y en la derrota de Doramas y otros jefes guanches. Por orden de Pedro de Vera le fue encomendado el mando del castillo de Agaete, desde el cual saldría la expedición que en 1482 prendió al jefe indígena Tenesor Semidan en Gaidar.

Concluida la conquista de Gran Canaria, Alonso Luis Fernández de Lugo regresó a la Península Ibérica y solicitó a los Reyes Católicos el permiso para intentar la toma de las islas de Tenerife y La Palma. En respuesta a sus demandas, los monarcas confirmaron las concesiones que Pedro de Vera le había otorgado, le nombraron gobernador de Las Palmas y le concedieron el quinto de los cautivos y botín, la mitad de los quintos de Berbería y Santa Cruz de Tenerife, y la suma de 700.000 maravedíes si la conquista era efectuada en el transcurso de un año.

Para sufragar los gastos de la campaña, Fernández de Lugo entró en sociedad mercantil con los banqueros italianos Juanoto Berardi y Francisco Ribarol, a quienes ofreció compartir gastos y beneficios en tres partes iguales, ofrecimiento que no cumpliría a la hora de repartir las ganancias. El contingente militar que consiguió reunir constaba de novecientos hombres, que habían sido reclutados en Sevilla y Gran Canaria.

El 29 de septiembre 1492, la expedición de Alonso Fernández de Lugo desembarcó en La Palma; ni en Tazacorte ni en Ariadne y tampoco en los tres poblados indígenas siguientes encontraron resistencia, pues estos lugares habían sido convertidos al cristianismo y sometidos a los Reyes Católicos previamente, gracias a las gestiones efectuadas por la indígena Francisca de Gazmira. A pesar de la resistencia ofrecida por el resto de los poblados guanches, en abril de 1493 sólo permanecía insumiso el jefe Tanausú de Aceró, quien fue capturado un mes después.

Finalizada la conquista de La Palma, Fernández de Lugo dejó como administrador de los repartos a su sobrino Juan Fernández de Lugo. En abril de 1494, al mando dos mil soldados, partió de Gran Canaria hacia la isla de Tenerife; desembarcó en Añaza, donde fundó Santa Cruz de Tenerife. Cerca de este poblado, Bencomo, jefe de Taoro, y los jefes de Anaga y Tacoronte se enfrentaron a los españoles; sin embargo, el indígena Añaterve de Güímar se alió con los conquistadores. Fernández y sus hombres fueron sorprendidos por Bencomo en el barranco de Acentejo, donde fueron derrotados, y hubieron de retirarse a Gran Canaria.

Desde aquí, y con la ayuda del duque de Medina-Sidonia, quien reclutó a unos seiscientos veteranos de la Guerra de Granada, Fernández de Lugo volvió de nuevo a Santa Cruz de Tenerife. Desembarcó en noviembre de 1494 y ese mismo mes derrotó a Bencomo en La Laguna y al mencey de Tacoronte en el llano de Acentejo. Regresó entonces a Santa Cruz de Tenerife, desde donde reemprendió la conquista en julio de 1495, y sometió definitivamente a Bencomo y sus aliados en el valle de La Orotava.

En 1496 los Reyes Católicos, en reconocimiento a sus conquistas, nombraron a Fernández de Lugo gobernador de Santa Cruz de Tenerife y La Palma. En 1500, habiendo recibido la orden de construir tres fortalezas en la costas africanas, fue derrotado en San Miguel de Saca. Regresó a España y combatió contra las tropas francesas en el Rosellón. En 1503 le fue concedido el título de adelantado de las Canarias y de capitán general de la costa de África del cabo de Guer al Bojador. A su muerte fue sucedido en sus cargos por su hijo Pedro Fernández de Lugo.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información