Guillén Ferrant

(Clermont-Ferrand, Francia, hacia 1500 - Alcántara, 1558) Escultor español. Se estableció en Sevilla y, entre 1547 y 1551, trabajó en Cáceres y en el convento de San Benito de Alcántara.


Retablo de la Concatedral de Santa María (Cáceres)

Algunos autores lo han identificado con Guillén de Holanda, nombre que aparece documentado en relación al círculo de Diego de Siloé en Sevilla y Granada, y también con Guillén Francés o con Diego Guillén, imaginero activo en Castilla y Sevilla; otros lo sitúan hacia 1537 trabajando en la catedral de Toledo y posteriormente en la colegiata de Osuna (Sevilla).

Los historiadores están de acuerdo respecto a su presencia en Sevilla a lo largo de las décadas de 1530 y 1540, periodo en el que Guillén Ferrant realizó obras de carpintería en la sacristía de la catedral y esculturas para el Ayuntamiento. En colaboración con Roque de Balduque, labró entre 1547 y 1551 el retablo de la Concatedral de Santa María la Mayor en Cáceres; a Ferrant, cuyo estilo es más dinámico y dramático, corresponde la ejecución de las historias de San Jorge y Santiago, así como el Apostolado.

En 1551 trabajó en el convento de San Benito de Alcántara (Cáceres), donde se encuentra el sepulcro del comendador de Piedrabuena, fray Antonio Bravo, atribuido a Ferrant. En 1556 intervino en la tasación del retablo de la iglesia parroquial del Arroyo de la Luz, obra de Alonso Hipólito, inspirada en el citado retablo de Ferrant y Balduque en Cáceres.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información