Niels Ryberg Finsen

(Thorshavn, 1860 - Copenhague, 1904) Médico danés considerado el padre de la moderna fototerapia, es decir, de la utilización de las propiedades de la luz en los tratamientos médicos. Sus estudios le valieron en 1903 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.

Hijo de padres islandeses, de pequeño sus profesores llegaron a definirle como un muchacho agradable pero con poco talento y energía, y por tanto no le pronosticaban un futuro muy exitoso. El padecimiento de una enfermedad le debilitaría bastante; aun así, su gran voluntad y energía le permitieron realizar importantes investigaciones, que más tarde le consagrarían.

En 1882 se trasladó a Copenhague y estudió medicina en la Universidad de la capital danesa, graduándose en 1890. Además, se encargaba de las disecciones anatómicas de la Universidad, pero pronto abandonó esta labor para dedicarse más de lleno a la investigación científica. A partir de ese momento, y ya con su enfermedad en curso, comenzó a investigar sobre los efectos fisiológicos de la luz en el tratamiento de las enfermedades de la piel, investigación de la fue responsable su propia enfermedad, ya que experimentando consigo mismo llegó a la conclusión de que la exposición al sol tenía un efecto beneficioso e importante en el organismo y especialmente en la sangre, aunque no lo pudiera demostrar.

Inventó una lámpara eléctrica de arco voltaico, la "luz de Finsen", para llevar a cabo sus experimentos. Demostró que los rayos más refractivos del sol (los ultravioleta) o de un arco voltaico pueden estimular los tejidos o pueden dañarlos si la irradiación es demasiado fuerte; sin embargo, los pigmentos de la piel, como la melanina, protegen al organismo de estos destructores efectos.

Así descubrió en 1893 un tratamiento contra las marcas de viruela, que consistía en proteger a los pacientes de una larga exposición a radiaciones. Pero su descubrimiento más importante fue, al contrario que en el caso anterior, el empleo de rayos ultravioletas para el tratamiento del lupus vulgar, enfermedad cutánea de naturaleza tuberculosa, así como en otras enfermedades de la piel; demostró que los rayos concentrados ejercían efectos muy beneficiosos para curar dicha enfermedad, y aunque actualmente existen otros tratamientos más adecuados para estas enfermedades, las investigaciones de Finsen tienen su importancia porque supusieron los primeros pasos para llegar a lo que actualmente son las modernas técnicas de radioterapia. Sus estudios permitieron desarrollar técnicas ultravioletas para la esterilización en investigaciones bacteriológicas.

Por todo ello, Finsen recibió en 1903 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina. En 1896 se creó en Copenhague el Instituto Médico Finsen (actualmente Instituto Finsen) para continuar con la labor por él emprendida; este instituto recibió ayudas del gobierno danés, así como de dos generosos mecenas daneses.

Entre sus obras más importantes cabe destacar Om Lysets Indvirkninger paa Huden (1893), que trata sobre los efectos de la luz en la piel; así como el tratado de medicina Om Anvendelse i Medicinen af koncentrerede kemiske Lysstraaler (1896), que trata sobre el uso médico de rayos concentrados de luz química o ultravioleta. En la búsqueda por paliar los síntomas de su enfermedad, Finsen realizó estudios sobre los problemas de la acumulación de la sal en los organismos, y los publicó bajo el título de En Ophobning af Salt i Organismen (1904).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información