Margot Fonteyn

(Margaret Hookham; Reigate, 1919 - ciudad de Panamá, 1991) Bailarina británica. Hija de un ingeniero irlandés y de una brasileña, Margot Fonteyn comenzó sus estudios de ballet en la ciudad de Hong-Kong, donde su familia se había instalado temporalmente, y en Shangai con Hilda Bosustov y George Gontcharov.


Margot Fonteyn

En 1933 regresó a Londres y tuvo ocasión de estudiar con Serafina Astafieva, tras lo cual ingresó en la Escuela del Vic-Wells Ballet un año más tarde, con cuyo cuerpo de baile debutaría en 1935 interpretando El cascanueces de Chaikovski. Ese mismo año Alicia Markova se marchó de la compañía, lo que dio a Fonteyn la oportunidad de interpretar muchos de sus papeles, entre los cuales destacó especialmente el de Criolla en el ballet Río Grande, de Constant Lambert

Pronto fue ascendida a ballerina principal de la compañía, que pasó a llamarse Sadler's Wells Ballet y finalmente Royal Ballet, en 1946 y 1956, respectivamente. Siguió una temporada de fulgurantes estrenos, con ballets especialmente creados para ella por Frederick Ashton. Su primer papel principal completo en un ballet de repertorio lo tuvo en Giselle (1937), de Adolphe Adam, que fue seguido de sus particulares interpretaciones de Aurora en La Bella Durmiente (1939) y Odette-Odile en El Lago de los Cisnes (1949).

Su elegante línea y refinado estilo, que hacían de ella el símbolo por excelencia de la bailarina clásica, fueron causa de que muchos otros coreógrafos realizaran ballets para ella. Así, estrenó Hamlet (1942), de su inseparable partenaire Robert Helpmann, Les Demoiselles de la Nuit (1948), de Roland Petit con los Ballets de París, Poème de l'extase (1970), de John Cranko con el Ballet de Stuttgart, y The Scarlet Pastorale (1975), de Peter Darrell. En diciembre de 1955 contrajo matrimonio con el Roberto Arias, diplomático panameño que quedó imposibilitado en 1964 a causa de un disparo en un atentado.

En 1962, cuando Fonteyn ya había sido nombrada artista invitada del Royal Ballet y su carrera comenzaba a declinar, conoció a Rudolf Nureyev, bailarín ruso que acababa de desertar de su país y había fijado su residencia en Londres. Pronto fueron famosos y alabados por todo el mundo, tanto por su impecable interpretación de los ballets del repertorio tradicional como por las coreografías que se crearon especialmente para ellos. Margot Fonteyn intervino también en diversas producciones cinematográficas y ballets televisivos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información