Tsuguharu Fujita

(Tokio, 1886 - Zürich, 1968) Pintor japonés conocido también en el mundo artístico como Fujita Tsuguji. Era miembro de una familia de samuráis de alto rango. Realizó sus estudios de pintura en la Escuela Imperial de Bellas Artes de Tokio, en la que se graduó en 1910. En 1911 logró un gran éxito con su obra El emperador de Corea. En 1913 se trasladó a París. Durante su estancia en la capital francesa estableció estrechas relaciones con los pintores europeos más importante del arte moderno, entre los que se encontraban Picasso, Matisse y Modigliani. Se convirtió en 1919 en miembro anual del Salón de Otoño, para ser miembro permanente del mismo a partir del año siguiente.

Regresó a Japón en 1929, donde realizó una exposición que fue recibida con gran éxito de crítica. Permaneció allí durante un año, para en 1930 establecerse de forma definitiva en París. En 1931 viajó a través de América del Sur, América Central y Norteamérica, pasando brevemente por Japón en su viaje de regreso a Francia en 1933. Durante su breve estancia en Japón pintó varios murales, incluido el Evento Anual de Akita y el del Festival del Santuario de Miyosi en el Monte Taihei.

En su pintura interpretó con su peculiar estilo oriental diversos temas occidentales; aplicando las técnicas al óleo francesas a las estilos pictóricos japoneses, halló la forma de sintetizar estas dos tradiciones pictóricas de forma singular. Sus obras estaban realizadas preferentemente a la acuarela y al óleo, técnicas que dominaba con gran maestría. Entre sus temas preferidos destacaban la naturaleza, los animales domésticos, el desnudo femenino y el retrato. Siempre con la singularidad que reflejaba su formación en cuanto al dibujo y el uso de colores. Sus escenas eran francesas, sus modelos europeos y sus líneas japonesas.

De la pintura oriental adoptó en sus dibujos y lienzos los grafismos precisos y delicados y la materia pictórica, que a veces adquiría calidades de laca. Algunos críticos incluyeron su obra dentro del manierismo colorista. Sus trabajos más destacados, conocidos por su base negra difuminada y un segundo plano suave y blanco que recordaba a la porcelana, fueron Autorretrato con un gato, El gato, Desnudo, Mujer en la playa, Café, Notre-Dame, El salón de Montparnasse, Mi Estudio y Carnavalet.

A lo largo de su vida realizó importantes exposiciones en varias capitales europeas. Algunas de sus obras figuran en las salas de los más importantes museos del mundo como el Museo de Arte Moderno de París y el Museo de Artes Decorativos de París. También muy alabada fue la decoración que realizó por encargo del gobierno japonés para el Pabellón Japonés en la Ciudad Universitaria de París. Realizó ilustraciones para numerosas obras, ente las que destacó un edición japonesa del Apocalipsis. Obra suya también fueron las vidrieras y murales de la Capilla de Nuestra Señora de la Paz en Reims, realizadas en 1966.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial le obligó a regresar a Japón. Durante la contienda pintó escenas de batallas para la marina y el ministerio de Defensa japoneses. Utilizó su excelente capacidad descriptiva y de composición para describir los campos de batalla de China y el sureste asiático. En 1942 recibió el premio cultural Asahi, el máximo galardón que podía recibir un artista japonés, por su obra El último Día de Singapur.

En 1949 abandonó definitivamente Japón. Antes de establecerse definitivamente en Francia, permaneció un año en Estados Unidos, estudiando el arte de dicho país. Adoptó la nacionalidad francesa en 1955. Aquejado de una grave enfermedad, se convirtió junto a su esposa al catolicismo. Ambos fueron bautizados en la catedral de Reims el 14 de octubre de 1959, recibiendo el pintor el nombre de Leonardo. Falleció en un centro hospitalario de Zürich.