John Galsworthy

(Kingston, 1867 - Londres, 1933) Novelista y dramaturgo británico, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1932. La familia de Galsworthy, de una estirpe de granjeros de Devonshire cuyo origen se remonta al siglo XVI, había hecho una considerable fortuna durante el siglo XIX. Hijo de abogado, fue educado en Harrow y en el New College de Oxford, Galsworthy. Ingresó en el colegio de abogados en 1890.

Especializado en Derecho Marítimo, hizo un viaje alrededor del mundo durante el cual conoció a Joseph Conrad, entonces oficial de un buque mercante, cuya amistad mantuvo toda la vida. Galsworthy se dio cuenta de que su carácter aventurero era incompatible con la abogacía. Fueron sus primeros trabajos literarios Desde los Cuatro Vientos (1897), una colección de historias cortas, y la novela Jocelyn (1898), ambos costeados por él mismo cuando todavía usaba el seudónimo de John Sinjohn. Los fariseos de la Isla (1904) fue el primer libro firmado con su propio nombre.

Sus obras retratan principalmente la vida de la burguesía inglesa; sus dramas se centran habitualmente en este estrato social, aunque en ocasiones se ocupan también de los pobres y de cuestiones de justicia social. De su primera época como novelista son La casa rural (1907), El Patricio (1911), y Tierras libres (1915). El propietario (1906) fue la primera de una serie de novelas conocida como La Saga de los Forsythe, que le hizo famoso; otros títulos de la misma son El veranillo de San Martín de un Forsythe (1918, que consta de cinco cuentos), En el tribunal (1920), Despertar (1920), y Se alquila (1921). La saga, publicada en su totalidad en 1922, describe las vidas de tres generaciones de una vasta familia de clase media alta a finales del siglo XIX.

En El propietario, Galsworthy ataca a los Forsythe a través del personaje de Soames Forsythe, un abogado que considera a su esposa Irene como una más de sus propiedades. Irene encuentra a su marido físicamente poco atractivo y se enamora de un arquitecto joven que muere. Las otras dos novelas de la saga tratan el divorcio de Soames e Irene, sus segundos matrimonios, y los enredos amorosos de sus hijos. La historia de la familia Forsythe después de la Primera Guerra Mundial se continúa en El Mono Blanco (1924), La cuchara de plata (1926), y El canto del Cisne (1928), reunidas bajo el título de Una comedia moderna (1929). A éstas les siguen, a su vez, Esperanzas juveniles (1931), Prado florido (1932) y Más allá del río (1933), publicadas póstumamente bajo el título de El final del capítulo (1934).

Galsworthy también fue un excelente dramaturgo. Sus obras, escritas en un estilo naturalista, con frecuencia analizan algún problema ético o social controvertido. Su pieza teatral La caja de plata (1906) -la primera en la que utilizó el recurso de presentar a dos familias paralelas- tuvo una favorable acogida por su temática legal ya que trata de mostrar el amargo contraste de las distintas leyes hechas para el rico y para el pobre.

Entre sus obras de teatro cabe destacar Disputa (1909, un estudio de las relaciones industriales), Justicia (1910, un retrato realista de la vida en prisión que despertó en él un profundo sentimiento de la necesidad de reformarla), La paloma (1912), Un viejo inglés (1924) y El tejado (1929). Quizá sea Lealtades (1922) la mejor de todas ellas. También escribió poemas. En 1929 recibió la Orden del Mérito y en 1932, como se ha indicado más arriba, el premio Nobel de Literatura.

En 1905 se casó con Ada Pearson, esposa de su primo A. J. Galsworthy, con la que mantuvo relaciones extramatrimoniales durante diez años. La Irene de La Saga de los Forsythe es en cierta medida un retrato de Ada Galsworthy. Sus novelas, por la ausencia de complicados retratos psicológicos y por un punto de vista social simplificado, llegaron a ser consideradas fieles modelos de la vida inglesa de aquel tiempo. Galsworthy es recordado por su evocación de la vida de la clase media alta del período victoriano y eduardiano y por su creación de Soames Forsythe, personaje deplorable que consigue despertar la simpatía del lector.

La serie de televisión La Saga de los Forsythe, realizada por la British Broadcasting Corporation (BBC), consiguió una inmensa popularidad no sólo en Gran Bretaña y reavivó el interés por un autor cuyo nombre había caído prácticamente en el olvido después de su muerte.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información