Antonio García Bellido

(Villanueva de los Infantes, 1903 - Madrid, 1973) Historiador, arqueólogo y erudito español. Cursó estudios de primaria en la villa manchega donde sus padres tenían el negocio familiar. A los 18 años abandonó su tierra natal para trasladarse a la capital hispana, donde estudiaría la carrera de Filosofía y Letras. Tras la licenciatura, obtuvo el grado de Doctor en 1929 y pasó de manera inmediata a la docencia.

En 1931 obtuvo la cátedra de Arqueología clásica en la Universidad Complutense de Madrid, donde desarrollaría su carrera docente durante el resto de su vida. A pesar de ello, fue García y Bellido un extraordinario viajero, como lo demuestran sus múltiples excavaciones arqueológicas realizadas en Grecia, Italia, Alemania, Hungría, Inglaterra, Egipto, el norte de África y Oriente Próximo. Su campo de acción principal fue la civilización ibérica, así como los influjos griegos o, mejor, orientalizantes, en la cultura de la Hispania prerromana.

En 1945 fue nombrado miembro ordinario de la Real Academia de la Historia, como colofón a su brillante labor investigadora. También fue miembro del Instituto Arqueológico Alemán y de la Academia de Inscripciones y Bellas Letras de Francia. En 1951, García y Bellido fue uno de los fundadores del entonces llamado Instituto de Arqueología Rodrigo Caro (dependiente del CSIC), embrión del que nacería el actual Instituto Español de Arqueología.

Desde esta institución, el profesor manchego desempeñó una labor ejemplar en la formación de jóvenes investigadores especializados en prehistoria y arqueología clásica, es decir, fundamentado sobre las civilizaciones griega y romana, así como todas las influidas directamente por ambas. En este sentido, García y Bellido procuró dar a los investigadores que pasaban por sus manos, en la Universidad Complutense o en el Instituto, una adecuada formación en disciplinas como Historia, Numismática, Filología o Epigrafía, ya que él consideraba básicos los conocimientos de estas ciencias para el arqueólogo.

La publicación anual del Instituto, el famoso Archivo Español de Arqueología, fue dando cumplidas muestras del alto nivel de la dirección ejercida por García y Bellido. Durante los últimos años de su vida, fue nombrado doctor honoris causa por multitud de universidades, tanto españolas como extranjeras. También fue patrono del Museo Arqueológico Nacional y del Museo del Prado, además de ser honrado con la Cruz de Alfonso X el Sabio.

Entre las múltiples, tanto en cantidad como en calidad y diversidad de tema, obras editadas por el profesor García y Bellido, es obligatorio destacar España y los españoles hace 2.000 años, según la Geografía de Strábon (1945), Hispania Graeca (3 vols., 1948), Arte romano (1955), Las religiones orientales en la España romana (1967) y Veinticinco estampas de la España Antigua (1967), obra ésta verdadera pionera en nuestro país de la divulgación histórica efectuada por un miembro de la comunidad académica. Posteriormente, colaboró con Ramón Menéndez Pidal en la Enciclopedia de Historia de España editada por Espasa-Calpe, para la que se encargó de redactar los tomos correspondientes a esa Hispania de la Antigüedad a la que dedicó todas sus investigaciones académicas.