Genserico o Geiserico

Primer rey vándalo de África (428-477). Conquistó el sur de la península ibérica y se asentó con su pueblo en el norte de África, desde donde continuó acosando al Imperio Romano.

Hijo de Godegiselo, Genserico sucedió a su hermano Gunderico en el año 428, cuando los vándalos se hallaban establecidos en la Bética (moderna Andalucía, España). En el 429 se trasladó con todo su pueblo, unas ochenta mil personas, al norte de África, región que era entonces el granero de Italia.

Genserico causó grandes devastaciones en su avance, y en el 430 derrotó al ejército romano al mando del conde Bonifacio, a quien inicialmente había prestado su colaboración en contra de las tropas imperiales. En el 435 hizo un tratado con los romanos por el que los vándalos retenían Mauritania y parte de Numidia y se convertían en federados del Imperio romano.

En el 439 Genserico capturó por sorpresa la ciudad de Cartago (a la que convirtió en capital del reino), con lo que se sacudió el yugo romano y minó fuertemente el poder imperial. En el 442 consiguió el reconocimiento de su soberanía en el África Proconsular, Bizacena (Bizacio) y parte de Numidia.

Su principal hazaña, sin embargo, fue la toma y el saqueo de Roma en el 455, que se prolongó durante catorce días. A continuación, el rey vándalo se adueñó de las islas del Mediterráneo occidental (Córcega, Cerdeña, Sicilia, Baleares). Entre 461 y 467 devastó el Peloponeso y derrotó a la flota del Imperio de Oriente (468). El emperador Zenón tuvo que reconocer en 474 la independencia y soberanía del reino vándalo. A su muerte en el 477, Genserico fue sucedido por su hijo Hunerico.