Cayo Sempronio Graco

(Roma, 154 a.J.C. - id., 121 a.J.C.) Político reformista romano, destacado miembro de la familia Graco. Tras la muerte de su hermano Tiberio Sempronio Graco intentó una reforma a fondo del sistema político romano con el apoyo de los grupos no aristocráticos. Fue uno de los triunviros encargados de la aplicación de la ley agraria de su hermano, fomentó la formación de una clase campesina y la creación de nuevas colonias (Tarento, Cartago, Corinto). Promulgó una ley frumentaria. Tribuno de la plebe (123-122), su proyecto de concesión de ciudadanía a los latinos provocó su desprestigio. Después de su suicidio, durante un enfrentamiento originado por la supresión de la colonia de Cartago, las leyes aprobadas por él y su hermano fueron abolidas.


Los hermanos Graco

La etapa de inestabilidad social iniciada en Roma en el último tercio del siglo II a.C. acabaría un siglo después con el hundimiento de la República. La conquista había traído riqueza, pero en beneficio de sectores limitados, acentuándose las diferencias sociales. La oligarquía senatorial había consolidado su poder; a pesar de la progresiva toma de conciencia de los sectores populares frente a los núcleos conservadores, la plebe nunca tuvo iniciativa propia, pues fue manejada por grupos nobiliarios, que no dudaron en dar singular protagonismo a instituciones -como el tribunado- para lograr sus ambiciones.

Los políticos reformistas surgieron de las propias filas de la nobleza romana, dividida entre diversas facciones internas; los más famosos líderes populares fueron los hermanos Graco. La frustrada labor reformadora de Tiberio Sempronio Graco fue continuada por su hermano Cayo Sempronio Graco, que fue también tribuno de la plebe (123-122 a.C.).

Cayo Sempronio Graco emprendió medidas aún más avanzadas que las de su hermano: en virtud de una ley, los senadores fueron eliminados de los tribunales que juzgaban los delitos cometidos por los magistrados provinciales, transfiriéndose esa competencia a los caballeros; se aprobó otra ley para reorganizar la provincia de Asia, cediéndose la recaudación impositiva a las compañías de publicanos. Eran medidas que favorecían al estamento ecuestre, cada vez más poderoso, frente al clan senatorial.

En favor del proletariado, Cayo Sempronio Graco puso nuevamente en vigor la ley agraria presentada por su hermano. Se propugnó la fundación de algunas colonias comerciales (Capua, Tarento, Cartago), para instalar en ellas al sector de la plebe no apto para la vida agrícola. Y se presentó una ley según la cual el gobierno debía garantizar el suministro del grano a un precio justo, a fin de proteger a los pobres contra el hambre y la especulación. Graco intentó también extender la ciudadanía a los latinos y el derecho latino a los aliados italianos, pero el pueblo romano, celoso de sus privilegios, no le respaldó. Finalmente, derrotado en la elección para un tercer tribunado, Graco, con sus partidarios, acabó siendo eliminado. La desaparición de Cayo Graco provocó una inmediata reacción senatorial, dirigida a desmontar los logros de la reforma agraria con varias leyes.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información