Hugh Grant

(Hugh John Mungo Grant; Londres, 1960) Actor británico. Compartió el premio al mejor actor en Venecia por su actuación en Maurice (1987) y alcanzó fama mundial por su papel protagonista en uno de los mayores éxitos internacionales del cine europeo contemporáneo, Cuatro bodas y un funeral (1994). Por su aspecto aniñado, sensible e inteligente, se ha convertido en un intérprete obligado de las adaptaciones al cine de novelas clásicas, como Sentido y sensibilidad (1995), y en un sobrio galán de comedia, género que le ha reportado sus mayores éxitos.


Hugh Grant

Hugh Grant estudió en la Universidad de Oxford y debutó en el cine con la película Privileged (1982), una comedia financiada por esa institución docente. Luego actuó en la compañía teatral Nottingham Playhouse, y fundó su propia compañía de revistas, los Joxkeys de Norfolk. Con esta compañía inició una gira por distintos clubs de comedia londinenses, llegando a coincidir en ocasiones con Mike Myers, que entonces residía en la capital inglesa. El grupo no tuvo mucho éxito hasta que apareció en el show de Russell Harty. Con todo, su espectáculo estaba más dirigido al teatro que a la televisión, y poco a poco el show fue decayendo hasta que sus miembros acabaron por separarse.

Tras un par de años participando en series de televisión sin mayor trascendencia, en 1987 llegó su lanzamiento cinematográfico: de ese año son las películas Maurice, Remando al viento y Pasiones en Kenia. La primera, adaptación de la novela de E. M. Forster, fue dirigida por James Ivory y valió a Grant la Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia. En Remando al viento encarnó a Lord Byron bajo la dirección del español Gonzalo Suárez; la gestación del mito de Frankenstein a manos de Mary Shelley triunfó en los Goya, aunque Grant no estuvo entre los nominados. Pasiones en Kenia, dirigida por Michael Radford a partir de la novela de James Fox, terminó de unir el nombre de Grant a los títulos de época en ambientes decadentes.

Tras este primer momento de gloria, Grant compaginó sus trabajos cinematográficos con los televisivos, sin llegar a participar en ningún título memorable. Roman Polanski le rescató en Lunas de Hiel (1992), convirtiéndole en un inglés atónito ante una historia pasional que él nunca hubiera soñado, compartiendo cartel con Kristin Scott-Thomas y Peter Coyote. Tras participar en Lo que queda del día (1993), de James Ivory, y protagonizar un thriller de factura alemana, Tren nocturno a Venecia (1993), de Carlo M. Quinteiro, su gran oportunidad le llegó con una deliciosa comedia británica, Cuatro bodas y un funeral (1994), dirigida por Mike Newell. Grant obtuvo el BAFTA al mejor actor y comenzó a despegarse de los personajes de época para pasar a convertirse en un galán romántico especialmente cómodo en la comedia.


Hugh Grant en Cuatro bodas y un funeral (1994)

Consolidado como uno de los valores del cine británico de los noventa, alternó el drama y la comedia en una década especialmente prolífica. En 1995 protagonizó cinco títulos de éxito para la gran pantalla. Repitió con Mike Newell en Una insólita aventura (1995), basada en la novela de Beryl Bainbridge, un drama ambientado en el teatro. El drama Restauración (1995), de Michael Hoffman, basado en la novela de Rose Tremain, le ofreció un pequeño papel en una historia en torno a la corte del rey Carlos II de Inglaterra.

Pero los títulos que le dieron la gloria ese año fueron todos comedias. Nueve meses (1995), una producción estadounidense dirigida por Chris Columbus, era una nueva versión de la película francesa Neuf mois (1994). Sentido y sensibilidad (1995), una adaptación de la novela de Jane Austen dirigida por Ang Lee, fue un éxito de público y de crítica y ganó el Oscar al mejor guión adaptado, del que se había hecho cargo la propia Emma Thompson, protagonista de la película. El inglés que subió una colina pero bajó una montaña (1995) otorgó a Grant el absoluto protagonismo; los hermanos Monger (Christopher, el director, e Ivor, el responsable de la historia), regalaron al actor el papel de un cartógrafo que llega a un pueblo galés para dar fe de su geografía y causa una conmoción entre sus habitantes. El relato se inspiraba en un hecho real acontecido en 1910 en el pueblecito de Taff's Well.

Hugh Grant se acercó de nuevo al thriller americano con Al cruzar el límite (1996), de Michael Apted, compartiendo cartel con Gene Hackman y Sarah Jessica Parker. Volvió a acreditar, junto a Julia Roberts, su condición de exitoso cómico en Notting Hill (1999), de Roger Michell, una comedia romántica de factura inglesa que se colocó entre los títulos más taquilleros y proporcionó a Grant el Premio Empire al mejor actor y una nominación a los Globos de Oro. Ese mismo año protagonizó Mickey Ojos Azules (1999), de Kelly Makin, una coproducción anglo-estadounidense en la que interpretó uno de sus personajes más hilarantes.

Tras una breve aparición en la comedia de Woody Allen Ladrones de medio pelo (2000), Grant coprotagonizó con Renée Zellweger un nuevo éxito: El diario de Bridget Jones (2001), de Sharon Maguire, adaptación de la novela de Helen Fielding. El personaje de Daniel Cleaver, interpretado por Grant, apareció en la película generosamente suavizado en comparación con el texto. Grant fue nominado al Premio Empire, al Peter Sellers de Comedia y al Golden Satellite.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información