María Guerrero

(Madrid, 1867-1928) Actriz y empresaria teatral considerada la mejor intérprete de la escena española decimonónica. Hija de un empresario teatral, María Guerrero se formó bajo la supervisión de la célebre actriz Teodora Lamadrid. En 1885 debutó en el Teatro de la Princesa, donde consiguió sus primeros éxitos con la compañía de Ricardo Calvo.


María Guerrero

Posteriormente, durante una estancia en París, perfeccionó su técnica con Coquelin y Sarah Bernhardt, y a su regreso brilló como integrante del Teatro de la Comedia, hasta que creó su propia compañía y se convirtió en propietaria del Teatro Español, denominado en adelante Teatro María Guerrero. En 1896 contrajo matrimonio con el actor Fernando Díaz de Mendoza.

Unida a José Echegaray por lazos profesionales y de amistad, su compañía puso en escena las principales piezas del autor: Un crítico incipiente, Siempre en ridículo, Mancha que limpia y Sic vos non vobis, entre otras. También interpretó Maria Rosa (1894), de Àngel Guimerà, y algunas obras de Benito Pérez Galdós: Realidad (1889), La loca de la casa (1892) y La de San Quintín (1894). Su éxito y prestigio la llevaron de gira por Europa y Latinoamérica; en Buenos Aires creó también su propio teatro, el Teatro Cervantes.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información