Godfrey Harold Hardy

(Cranleigh, 1877 - Cambridge, 1947) Matemático británico. Perteneciente a una modesta familia, sus padres fueron maestros de escuela en su localidad natal. Acabados los estudios escolares con las máximas calificaciones a los doce años de edad, asistió al Instituto Winchester en 1890 y al Trinity College de Cambridge en 1896, de donde fue profesor en 1900.


Godfrey H. Hardy

Publicó numerosos artículos, en los que destacó como un riguroso analista en cuestiones como la convergencia de series numéricas y el cálculo integral. Escribió A Course of pure mathematics (1908), la primera obra británica en la que se tratan los conceptos de función, número y límite entre otros, adaptados a un público no graduado, que influyeron grandemente en la enseñanza de las matemáticas en la universidad. En 1910 fue elegido miembro honorífico de la Royal Society, institución que lo galardonó con su Medalla en 1920, además de concederle las medallas Sylvester (1940) y Copley (1947).

Los trabajos de Hardy abarcan una gran diversidad de temas, entre los que destacan el análisis diofántico, la suma de series divergentes, las series de Fourier, la función de Riemann y los números primos. Colaboró con el matemático indio Ramanujan a la teoría de funciones algebraicas. Fue un antibelicista declarado durante ambas guerras mundiales, pues se sentía incapaz de luchar contra un pueblo, el alemán, que tantos matemáticos de talla habían dado al mundo, lo que le colocó en posiciones incómodas frente a sus colegas.

Considerado el mejor matemático de su tiempo en el Reino Unido, un ataque al corazón mermó considerablemente su capacidad física e intelectual, lo que no le impidió escribir A mathematicians apology en 1940, obra en la que defiende el valor de la matemática teórica más abstracta y la belleza como valor indispensable de las buenas teorías matemáticas por encima de otros valores como su aplicabilidad o relevancia a los problemas de física. Ese mismo año fue nombrado presidente de la London Maths Society, institución que le había concedido la medalla De Morgan en 1929. Su salud empeoró, y a pesar de que publicó algunos artículos de investigación de escaso peso específico, cayó en una fuerte depresión que le impelió a un intento de suicidio por ingestión de barbitúricos en 1947, del que se salvó, pero que le dejaron severas secuelas que acabaron con su vida varios meses más tarde.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información