Familia Haro

Noble linaje que poseía el señorío de Vizcaya. El primer miembro de esta familia del que poseemos noticias ciertas fue Lope Iñíguez (?-?, 1077), que participó en la toma de Toledo (1085) junto a Alfonso VI de Castilla. Su hijo, Diego López I (?-?, 1124), pobló la ciudad de Haro, la incorporó a su señorío y agregó este topónimo a su apellido, siendo desde entonces conocida la familia por este nombre. Su nieto, Diego López II (?-?, 1214), luchó junto a Alfonso VIII de Castilla contra los almohades en las batallas de Alarcos (1195) y las Navas de Tolosa (1212).

Lope Díaz (?-?, 1239), hijo del anterior, casó con Urraca Alonso, hija natural del rey, lo que llevó a esta familia a jugar un papel destacado en la política castellana de los ss. XIII y XIV. Diego López III (?-Bañares de Rioja, 1254) participó en la toma de Sevilla en 1248 y su hijo, Lope Díaz (?-Alfaro, 1289), apoyó a Sancho IV contra los infantes de la Cerda, pero su fuerza resultaba amenazadora para el rey, que le mandó asesinar en Alfaro.

El hijo de éste, Diego López IV (?-?, 1292), pasó a apoyar a Alfonso de la Cerda, que había sido proclamado rey en la localidad aragonesa de Jaca, merced al apoyo de este reino. La muerte de Diego López IV sin hijos hizo que su herencia fuese disputada. La familia participó en las luchas civiles entre Pedro I de Castilla y su hermanastro Enrique de Trastamara, lo que motivó que Pedro I ordenase asesinar a las hermanas Juana e Isabel.

Con el reinado de Juan II, de la dinastía de Trastamara, el señorío de Vizcaya se incorporó a los dominios reales, siendo desde entonces los reyes castellanos, simultáneamente, señores de Vizcaya. Los miembros de una rama de esta familia se convirtieron en 1559 en marqueses del Carpio, de entre los que cabe destacar a Luis Méndez de Haro y Guzmán, que fue valido de Felipe IV.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información