Frank Harris

(Galway, 1856 - Niza, 1931) Periodista y novelista estadounidense de origen irlandés. Hijo de un oficial de Marina del servicio fiscal, se educó en Armagh y posteriormente, durante un breve período, en Inglaterra. Cuando contaba sólo quince años, escapó a Estados Unidos, donde desempeñó diversos oficios, entre ellos en la construcción del Puente de Brooklyn, y como vaquero. Estudió en la Universidad de Kansas, estado en el que fue admitido en el Colegio de Abogados en 1875.

Posteriormente, realizó viajes y estudios en Alemania, y estuvo presente como observador en la guerra ruso-turca de 1877-1878. Su carrera periodística se inició en Londres con la dirección, entre 1883 y 1887, del Evening News. Tras ser despedido, dirigió las siguientes publicaciones: The Fortnightly Review (1887-1894); The Saturday Review -del que fue propietario y al que convirtió en el semanario líder- (1894-1899); The Candid Friend, que fundó en 1901, cerró en 1902 y resucitó entre 1905 y 1906; The Automobile Review; The Motorist and Traveller y Hearth and Home (1911-1912).

Después de esta serie de publicaciones, sus nuevas iniciativas tuvieron menor éxito. Entre 1913 y 1914 dirigió el semanario Modern Society, y estuvo en la cárcel por desacato en un proceso por injurias. Durante la Primera Guerra Mundial regresó a Estados Unidos, donde se hizo cargo de Pearson's Magazine (1916-1922), publicación que fue decayendo durante su dirección.

Su actividad como director y editor se caracterizó por su temeridad, lo que le impulsó en ocasiones a publicar noticias escandalosas de dudosa veracidad. Su atrevimiento le llevó a defender posturas próximas a la causa boer durante la guerra anglo-boer (1899-1902). Además de su actividad como periodista, el autor escribió obras de ficción como los libros de historias cortas Elder Conklin y otras historias, de 1894, y El espada Montes (1900) o la novela Bomba. La revuelta de Haymarket, de 1908.

Sus comedias El señor y la señora Daventry, de 1900, y Shakespeare y su amada, de 1910, alcanzaron un éxito notable. El dramaturgo inglés también fue el protagonista de El hombre Shakespeare y su vida trágica (1909), una crítica biográfica que era el libro preferido de Harris y con el que, según sus propias palabras, pretendía devolver a Shakespeare al pueblo, y Las mujeres de Shakespeare, de 1911. Durante los años que residió en Londres a finales del siglo XIX, Harris conoció a multitud de personalidades del mundo literario. Así, H. G. Wells y Bernard Shaw, admiradores de su desparpajo, colaboraron en el The Saturday Review. Otro amigo suyo protagonizó la que se considera su mejor obra: Vida y confesiones de Oscar Wilde (Oscar Wilde: His Life and Confessions, 1916).

La fama de Frank Harris se debe especialmente a su autobiografía, Mi vida y mis amores (1923-1927), cinco volúmenes que, por su explicitud sexual, desconocida en aquella época, desataron el escándalo y fueron censurados en Estados Unidos y en el Reino Unido. Esta obra es una mezcla de proezas sexuales y de imágenes y personajes de los amorales años de la era eduardiana inglesa. En ella el autor narra su infancia en Irlanda, sus años de juventud en Estados Unidos y sus aventuras amorosas, y describe a personajes a los que conoció durante sus años como periodista.

En esta autobiografía, Harris aparece como un mentiroso y un fanfarrón que falsea episodios de su propia vida. Otras obras dignas de mención son la novela Días Maravillosos, de 1914, la biografía La vida de Bernard Shaw, de 1931, y las cinco series de retratos de personalidades políticas y literarias, redactadas con un cierto aire de superioridad, Retratos contemporáneos, de 1915-1930.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información