William Hearst

(William Randolph Hearst; San Francisco, Estados Unidos, 1863 - Beverly Hills, id., 1951) Magnate de la prensa estadounidense. El joven William Randolph Hearst inició estudios en Harvard, pero fue expulsado a los dos años; en 1887 asumió la dirección del San Francisco Examiner, diario que su padre había adquirido en 1880. Hearst consiguió aumentar espectacularmente la tirada mediante el aprovechamiento de recursos visuales como la fotografía o el gran titular, cuyo concepto moderno de «escaparate» de contenidos puede atribuirse a él.


William Randolph Hearst

En 1895 amplió su papel en el ámbito periodístico estadounidense con la compra del New York Morning Journal, y entró en directa competencia con The World de Joseph Pulitzer. Su estilo informativo se caracterizaba por un acusado sensacionalismo tanto en el tratamiento de los temas como en su elección (criminalidad, seudociencia), acompañado de un periodismo de investigación al total servicio de la ideología y las ambiciones políticas de Hearst, cuyo máximo ejemplo fue la campaña desatada contra España, que contribuyó en buena parte al estallido de la guerra de 1898.

Tras fracasar en sus intentos de resultar elegido gobernador del estado de Nueva York (1907) y alcalde de la ciudad homónima (1905 y 1909), William Randolph Hearst se retiró a una fantástica mansión construida por él mismo desde donde se dedicó a dirigir su imperio periodístico (en su momento de máximo apogeo, a mediados de los años treinta, llegó a ser propietario de 28 diarios y 18 revistas), amén de escribir guiones y producir películas para su amante, la actriz Marion Davis.

La Gran Depresión, así como la impopularidad de sus convicciones políticas (fue contrario a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y a su ingreso en la Sociedad de Naciones), redujeron considerablemente su influencia y su fortuna, hasta el punto de que pasó los últimos años de su vida en total reclusión. El personaje protagonista del filme de Orson Welles Ciudadano Kane (1941) está inspirado en la figura de Hearst.