Hans Werner Henze

(Gütersloh, Alemania, 1926 - Dresde, 2012) Compositor y director de orquesta alemán. Hans Werner Henze fue sin duda uno de los talentos más eclécticos, fascinantes y controvertidos que dio la segunda mitad del siglo XX a la música. Alumno de Wolfgang Fortner y René Leibowitz, dio sus primeros pasos como compositor bajo la influencia del dodecafonismo posweberniano de la Escuela de Darmstadt, aunque pronto abandonó los rígidos sistemas propugnados por ésta para abordar una música mucho más personal, síntesis admirable de elementos tradicionales y vanguardistas en apariencia incompatibles.


Hans Werner Henze

Para Henze, cada obra es un problema nuevo que se ha de resolver, diferente del planteado por la precedente, lo cual explica la inusitada variedad de lenguajes que caracteriza su producción, desde el neoclasicismo stravinskiano de una ópera como El joven Lord, hasta el barroquismo monteverdiano de Venus y Adonis, pasando por el neorromanticismo de El príncipe de Homburg o el antirromanticismo de El mar traicionado.

Henze dedicó al género operístico una especial atención desde los inicios de su carrera. Sus trabajos en este campo se distinguen por una capacidad comunicativa y un sentido dramático poco frecuentes, perceptibles también en sus composiciones instrumentales y vocales, entre las que pueden señalarse la monumental Séptima sinfonía, el Réquiem y la Sinfonía núm. 9, ésta con intervención coral.

Junto a los señalados, otro elemento importante del estilo del compositor alemán es su compromiso político, manifestado (sobre todo a partir del estreno en 1968 del oratorio La balsa de la Medusa, dedicado al Che Guevara) por su vinculación a la izquierda radical. La Sinfonía núm. 6, El cimarrón y La cubana son algunas otras de sus obras que participan de esta misma tendencia, quizás la más avanzada y difícil musicalmente hablando. Tras ella, a partir de la década de 1980, el músico retomó un estilo más accesible y expresivo, sin perder por ello su motivación humanista.