Francisco Herrera

(Llamado el Viejo; Sevilla, c. 1590-¿Madrid?, 1656) Pintor y grabador español. Exponente de la transición entre el manierismo y el Barroco, según testimonia Palomino, fue discípulo de Pacheco. Representante del naturalismo del s. XVI, no demostró ninguna inclinación hacia el naciente tenebrismo: su obra abrió un camino hacia el realismo apoyado en la captación de las características psicológicas (San Buenaventura recibiendo la orden franciscana). En 1647 pintó la serie de cuatro grandes lienzos del salón del palacio arzobispal de Madrid.