Félix Houphouët-Boigny

(Yamoussoukro, 1905 - 1993) Político de Costa de Marfil que fue el primer presidente de Costa de Marfil (1960-1993) tras la independencia de esta antigua colonia francesa. Era hijo de un acaudalado jefe tribal. Realizó estudios de medicina y ejerció como médico rural, al tiempo que se dedicaba a la agricultura, convirtiéndose en un rico plantador. Su actividad política comenzó en 1944, cuando participó en la fundación del Sindicato Agrícola Africano, organización que defendía los intereses de los plantadores nativos frente a los privilegios de los colonos europeos.

Al año siguiente fundó el Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI), en alianza con el Partido Comunista francés (PCF), que se integró en la Unión Democrática Africana, organismo que reunía a diversos partidos de la federación francesa de África Occidental, de la que Houphouët-Boigny fue nombrado presidente. En 1946 fue elegido diputado de la Asamblea Nacional francesa en representación de Costa de Marfil y en los sucesivos gobiernos franceses ocupó diversos puestos ministeriales, convirtiéndose en un cercano colaborador del presidente Charles de Gaulle. Al mismo tiempo, ejerció como presidente de la Asamblea Territorial de Costa de Marfil, con sede en la antigua capital, Abidján.

Sin embargo, desde fines de la década de 1940, el gobierno francés mostró una actitud de creciente oposición a la política del PDCI, debido a su vinculación con el Partido Comunista. Ello llevó a Houphouët-Boigny a romper sus lazos con el PCF en octubre de 1950 para reforzar su posición respecto a la metrópoli, mientras fortalecía su liderazgo político y su implantación electoral en Costa de Marfil. Entre 1956 y 1960 vivió a caballo entre París, donde asistía asiduamente a las sesiones de la Asamblea Nacional, y Costa de Marfil, donde, además de ocupar la presidencia de la Asamblea Territorial, ejercía de alcalde de Abidján.

La defensa de los intereses económicos de Costa de Marfil le decidió a rechazar el proyecto de una federación de estados independientes de África Occidental, debido a su temor a que los países más pobres del entorno subsahariano se convirtieran en un lastre para el desarrollo marfilense. Cuando el gobierno francés ofreció a sus colonias la posibilidad de integrarse en una nueva comunidad federal bajo tutela francesa o de acceder a la independencia mediante referéndum, Houphouët-Boigny abogó por el autogobierno vinculado a la Comunidad Francesa.

En 1959 fue elegido primer ministro de la recién creada República independiente de Costa de Marfil, integrada en la Comunidad Francesa de estados autónomos. Al año siguiente fue elegido presidente, siendo reelegido en 1965, 1970, 1975, 1980 y 1985, convirtiéndose en el gobernante más veterano de África.

Estableció un régimen de partido único, apoyado en su enorme popularidad. Desde el inicio de su mandato desarrolló una política de liberalismo económico y modernización agrícola, que convirtió a Costa de Marfil en uno de los primeros países exportadores de cacao, café, piñas y aceite de palma. Supo atraer a la inversión extranjera y mantuvo una estrecha colaboración económica con Francia, orientada al desarrollo. Miles de técnicos y profesionales franceses trabajaron en Costa de Marfil para garantizar la modernización agrícola y manufacturera del país durante los años setenta y ochenta. El despegue económico fue espectacular y, a fines de la década de 1980, Costa de Marfil se había convertido en el país con la renta per cápita más alta de la franja subsahariana (excluidos los países con recursos petrolíferos).

A pesar de su autoritarismo presidencialista, la política liberal moderada de Houphouët-Boigny y su habilidad para conseguir el consenso interno dieron a Costa de Marfil una estabilidad política mayor a la existente en cualquiera de los países de su entorno geográfico. Hasta 1990 no consintió en celebrar elecciones libres y multipartidistas. Fue, empero, reelegido para la presidencia.

Sus últimos años de gobierno estuvieron marcados por los continuos escándalos de corrupción y los excesos populistas, como la construcción de la mastodóntica iglesia de Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoucro, uno de los mayores templos cristianos del mundo, que fue inaugurada por Juan Pablo II y albergó los fastos fúnebres de Houphouët-Boigny tras su muerte, acaecida el 7 de diciembre de 1993, en su ciudad natal, cuando contaba 88 años.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información