Russell A. Hulse

(Russell Alan Hulse; Nueva York, 1950) Físico estadounidense que fue premio Nobel de Física en 1993. Desde muy niño, según relata él mismo en su autobiografía, mostró una enorme curiosidad por el mundo que le rodeaba, interés que sus padres alentaron con libros y enciclopedias de ciencias, además de diversos adminículos como telescopios, equipos de disección y redes cazamariposas. Con el correr de los años, su curiosidad se transformó en un desmedido interés por la ciencia y por la naturaleza, que le llevó a diversificar sus estudios, si bien siempre dentro de la rama de ciencias.


Russell Hulse

En 1963 ingresó en la Escuela de Ciencias del Bronx para continuar su formación, y allí realizó varios experimentos sobre el funcionamiento de antenas de televisión, radios y telescopios. Inmediatamente después de su graduación, se incorporó a la Cooper-Union, una universidad libre de Manhattan, donde continuó avezándose en el estudio de la física y la astronomía, entre otras ciencias; durante esta etapa, gran parte de sus esfuerzos se dirigieron también hacia la ingeniería electrónica, materia en la que continuó trabajando a lo largo de su vida.

En 1970 pasó a la Universidad de Massachussets en Amherst, y tomó la determinación de hacer su tesis doctoral en radioastronomía, decisión que cambió más tarde para dirigir sus intereses hacia el campo de la física. Se graduó en esta materia cinco años después, y marchó a Charlottesville, al Observatorio Nacional de Radioastronomía, para completar sus estudios de doctorado, ya que había decidido convertir su antiguo hobby en su carrera definitiva.

Allí comenzó sus proyectos de astronomía, pero, cuando supo por un anuncio del Physics Today que necesitaban personal para trabajar en el Laboratorio de Física de la Universidad de Princeton, se marchó hacia allí para estar más cerca de su novia Jeanne, que estudiaba en Pennsylvania. Su primera tarea fue desarrollar un programa computerizado que explicara el comportamiento de los iones en el plasma a elevadas temperaturas en los aparatos de fusión termonuclear controlada. Estos iones transportan un código que se sigue utilizando en la actualidad, y que modela el comportamiento de las cargas de un elemento impuro por debajo de las influencias combinadas de los procesos atómicos y de transporte en el plasma.

El desarrollo de este código se orientaba hacia los espectroscopistas y otros técnicos experimentales, para que hicieran un uso práctico de la información, y resultó ser utilizado no sólo en los Laboratorios de Princeton, sino en otros laboratorios de fusión. Las investigaciones personales con el código incluyeron el transporte de coeficientes para los iones impuros, modelados por observaciones espectroscópicas del comportamiento de éstos después de ser inyectados en el plasma.

Realizó además investigaciones en los procesos atómicos, tales como, por ejemplo, tratar de predecir las reacciones de la carga entre el hidrógeno neutral y los iones cargados, como un proceso de recombinación importante de las impurezas en los plasmas de fusión. También desarrolló un formato de datos computerizados que fue adoptado por la Agencia de Energía Atómica como el standard para la compilación y el intercambio de la información atómica en las aplicaciones de fusión. Otras de sus investigaciones se centraron en el estudio experimental sobre el transporte de electrones en el plasma, al que se inyectaban partículas de hidrógeno a gran velocidad. Continuó trabajando en Princeton, tratando de establecer nuevos entornos informáticos con el objetivo de desarrollar nuevos códigos que hagan más fáciles las investigaciones científicas.