Antonio Ibáñez de la Riva Herrera

(Solares, 1633-Madrid, 1710) Eclesiástico y administrador español. Obispo de Ceuta (1685) y arzobispo de Zaragoza (1687), entre 1690 y 1692 presidió el Consejo de Castilla. Por dos veces virrey y capitán general de Aragón (1693-1696 y 1703-1705). En su segundo mandato aragonés se mantuvo fiel a la causa de Felipe V, quien lo nombró inquisidor general y lo propuso para la sede de Toledo.